Antonio Pérez Esclarín

Es la hora de la negociación

hospitales-venezuela-1920-3Pasan los días y los numerosos problemas,  en vez de resolverse, se agravan más y más.  En Venezuela cada día resulta más cuesta arriba sobrevivir. Ningún servicio público funciona, los sueldos no alcanzan ni para comprar  comida para tres  días, enfermarse supone una tragedia, pues no funcionan los hospitales,  no se consiguen las medicinas, y las clínicas en su gran mayoría ya no aceptan los seguros. Los apagones de muchas horas y hasta días y la falta casi absoluta de agua hacen que nos movamos somnolientos,  agresivos,  tristes y sucios. Surtirse de gasolina es una tragedia con colas de hasta más de doce horas, mientras al lado florece la mordida y la corrupción.

Si se te daña el carro o cualquier aparato   resulta  imposible repararlo por los altos precios de las piezas, si es que se consiguen.  Ya uno no puede ni morirse pues los servicios funerarios y los gastos ocasionados por la muerte terminan de arruinar a la familia.  La anarquía impera soberana  y resulta imposible obtener cualquier documento o realizar la menor gestión por los caminos legales. ¿Y quién responde por los numerosos muertos por falta de atención médica y escasez de medicinas, por el hambre, por tomar agua contaminada o por la depresión, que según algunas investigaciones suman más de 40.000?

Esta situación debe cambiar ya.  Y debemos cambiarla los venezolanos. Una confrontación militar o una agresión  extranjera sólo agudizaría los problemas  y supondría mucho dolor y muchas muertes. Los que piden este tipo de salida, demuestran una enorme ignorancia sobre las tragedias que ocasiona,  o  tal vez claman por ellas porque  creen que a ellos no les alcanzarán  las consecuencias. La historia demuestra  que,  en los enfrentamientos bélicos y en las  agresiones militares,  que nunca se sabe cuándo terminan, es siempre el pueblo más desasistido el que pone los muertos. La salida  tiene que ser democrática, constitucional y electoral. No hay otra y la situación es tan grave que resulta criminal no enfrentarla con urgencia y responsabilidad.

Es la hora de los Políticos, capaces de pensar en Venezuela y en la mayoría de los venezolanos a quienes cada día la vida se nos hace más insufrible. No son tiempos  para revanchas,  intolerancias ni  venganzas;  tampoco para ocultar la terrible crisis  que estamos padeciendo o  utilizarla  para obtener  beneficios. En el diálogo  y negociación  deben estar presentes todas las fuerzas: los maduristas, los chavistas y exchavistas,  los opositores, las organizaciones sociales,  y como árbitros,  las fuerzas democráticas internacionales que vienen repitiendo que apoyan salidas democráticas y electorales. La primera condición para un diálogo verdadero es aceptar la  grave situación que estamos viviendo y asumir responsabilidades.  Por ello, el diálogo  y la negociación se deben dedicar a buscar soluciones, y no a perder tiempo con retórica y  diatribas estériles.  Para ello, se necesita un buen experto en  facilitación  del diálogo y  negociación,  con gran liderazgo y autoridad moral.

El gobierno, que está muy débil y al que cada día le resulta más difícil gobernar, no tiene más remedio que  negociar su retirada.  Ellos saben  que su camino, que casi nadie quiere y  sólo está trayendo sufrimiento,  está agotado.  Estoy seguro que la mayoría de los gobernantes  y también de los militares desean librarse de esta situación  que exprime vidas y puede terminar  hundiéndonos a todos, también  a ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 26 de mayo de 2019 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: