ANTONIO

Antonio y PrudenciaNace el 23 de septiembre de 1944, en Berdún,  un pueblito cerca del Pirineo Español, frontera con Francia. Sus padres Prudencia Esclarín y Antonio Pérez, hogar ejemplar donde nacen Josefina,  Ángel  y Antonio.

Antonio, a la edad de tres años, en su pueblo que está en una montaña,  sale una tarde con una palita a buscar el sol grande y naranja que ve cómo se oculta en  otra montaña. Cae la noche, se pierde, todo el pueblo sale en su busca y cuando por fin lo encuentran y su mamá le pregunta “Pero, ¿a dónde ibas, hijo”, él contesta: “En busca del sol”.

En 1954, terminada su primaria, fue internado en el colegio San Francisco Javier, donde estudia su Bachillerato. Entre una educación muy tradicional donde los libros los aprendía de memoria, también recuerda con agrado las excursiones a las montañas y las peleas o guerras con bolas de nieve entre compañeros. También las horas de redacción y de lectura, sobre todo los domingos, donde les ponían un fondo musical y les dejaban leer novelas de Salgari, Julio Verne, Stevenson…Colegio 2

Quizás allí inicia su faceta de  lector insaciable  y de escritor. En Javier obtiene  su título de Bachiller con nota de Sobresaliente( 9.6/10) y Matrícula de Honor (19/07/60). Representando a su provincia Huesca obtiene en Zaragoza el Premio Extraordinario (21/03/61) en un concurso de los mejores. Al verlo tan joven, 15 años,  el jurado le pregunta  si va a ver a algún familiar. Sorpresa para los presentes, él representa a Huesca.

Terminado su bachillerato, estudia Preuniversitario, en El Salvador, el colegio de los jesuitas en Zaragoza. Entonces,  decide venirse a Venezuela y  estudia Letras en la Universidad  Católica Andrés Bello.

Su camino lo lleva a Ecuador y a Nueva York, donde  se radica por varios años. En Ecuador obtiene su doctorado en Filosofía en el año de 1970. Allí escala montañas como el Chimborazo, Cotopaxi, Cayambe, los Illinizas, y se gana por ello el apelativo de Pecho Roca, que más adelante sus amigos y familiares lo cambian a Pechín. En Nueva York en el año de 1971, obtiene su titulo de Magíster en Teología en el Woodslock College, donde le ofrecen cargo como profesor, pero lo  rechaza para volver a Venezuela.

eeuu2Mientras estudia en Estados Unidos, para costear en parte  sus estudios y estadía trabaja en una fábrica, atiende una biblioteca en las noches, y empieza a  publicar algunos  artículos en revistas norteamericanas. Durante unas vacaciones de verano, en Cannosburg, cerca de Pittsburg, trabaja con el padre Finol con niños Down.

En nueva York  inicia  su vocación de escritor y comienza a escribir su novela “La Gente vive en el Este” , como expresión de compromiso de un cristianismo en serio , que fuese social fuerte y sobre todo con los más necesitados. En los capítulos de esta novela de la fábrica recoge su experiencia como obrero en Estados Unidos.

Vuelve a Venezuela, a Jesús Obrero, donde es profesor de varias materias y fundador del   Centro Excursionista Nuevos Horizontes. Prácticamente, todos los fines de semana sale al Avila con un grupo de alumnos, y en las vacaciones va de campamento a Mérida. Estando en Caracas, publica sus novelas “La gente vive en el este” y “Jesús de Gramovén”, y dos obras filosóficas  “La Revolución con Marx y con Cristo” y “ Ateísmo y liberación”, que es su divulgación de su tesis doctoral sobre el ateísmo contemporáneo y que fue traducida a varios idiomas. La temática de sus libros donde presentaba un compromiso cristiano muy valiente le crea algunos conflictos  y decide venir a Maracaibo.

En  1974, llega a Maracaibo, al colegio  Gonzaga. Estando allí,  la hermana Pilar Ramos le invita a trabajar en  una Normal de Fe y Alegría, recién fundada y que lleva el nombre de “Nueva América”. Acepta y por un tiempo  comparte su trabajo entre  el Gonzaga y la Normal. Tiene la suerte de trabajar con un grupo de educadores inquietos, en búsqueda de nuevas propuestas formativas: Pilar Ramos,  Maite Pascual, Julio Álvarez, María Luisa García, Luisa Pernalette, entre otros…Selva

En este proyecto de formar docentes descubre su vocación de educador, ellos se hicieron educadores unos a otros, madurando sobre todo esa idea del educador popular, esa necesidad de trabajar con los más necesitados. También forma parte del grupo que decide pasar el colegio Gonzaga de El Milagro al barrio San José,  para que atendiera a los más pobres. Al cerrar las normales sigue su camino, y crea con otros  la Comisión Pedagógica del Zulia. Esta propuesta se extenderá posteriormente a las demás Zonas de Fe y Alegría a nivel nacional.

De su paso por la Comisión Pedagógica del Zulia  quedaron los Procesos Formativos, materiales para la formación de los maestros.  Para este tiempo contrae matrimonio con Maribel, educadora, con quien tiene dos hijos Manaure y Nairuma, nombres indígenas, que permiten ver su respeto y valoración a los indígenas. También se nacionaliza venezolano porque Venezuela le conquistó el corazón, como lo prueban los innumerables reportajes que ha escrito sobre ella y el libro  “Venezuela, Paraíso Tropical”, escrito en 1996, donde dice en la introducción: “Venezuela es ciertamente un país privilegiado, lleno de encantos y prodigios, que Dios lo debió crear en una tarde en que andaba especialmente feliz.”

Para 1984, obtiene la Licenciatura en Educación en la Universidad Simón Rodríguez , y ese mismo año inicia con Luisa Pernalete el Programa de Profesionalización de Maestros en Servicio en convenio con el Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente (CEPAP) de la Universidad Simón Rodríguez, en el que buscan un proyecto innovador de formar educadores populares, capaces de gestar los cambios educativos necesarios. En 1991, se funda el Centro de Formación Padre Joaquín, como órgano coordinador de las políticas de formación, investigación y publicaciones de Fe y Alegría, a nivel nacional, y Antonio es nombrado su Director.

Desde ese centro se impulsan diferentes programas de formación e investigación, a nivel nacional e internacional. Es también editor de las publicaciones del Centro de Formación, entre ellas, la Revista “Movimiento Pedagógico”, y las Colecciones  “Procesos Educativos”, “Materiales Educativos”, “Lecturas para jóvenes y niños” y “Programa de Formación de Educadores Populares”. Como trabajador  de dicho Centro,  dedica gran parte de su tiempo a dictar conferencias y  talleres, y asistir a Encuentros y Congresos Internacionales,  donde comparte sus aprendizajes del pueblo y con el pueblo. Sus aportes han sido muy significativos en cuanto a ahondar en  la filosofía de Fe y Alegría, la teología del cristianismo con un evangelio realmente comprometido con el  pueblo. Su legado de más de 50 libros dedicados a la humanidad, los innumerables artículos en diferentes periódicos y revistas, las producciones como editor y autor en las diferentes  colecciones de Fe y Alegría, así lo atestiguan.

Antonio  es un ejemplo de fe que nos invita a ser alegres, a recrear  y crear lo que queremos ser y lo que proponemos para poder sembrar semillas que generen la vida auténtica donde todos somos parte como sujetos de nuestro proyecto. En este sentido debemos mencionar también su convivencia con  las diferentes etnias indígenas de Venezuela, que  ha recogido en diferentes publicaciones en donde da a conocer con mucho respeto y cariño su cultura y formas de vida.

Antonio es también profesor e investigador del centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente (CEPAP) de la Universidad Simón Rodríguez. Ha coordinado el Proyecto de Formación de Educadores Populares en 17 países de América Latina, orientado a formar más de 25000 educadores de Fe y Alegría, y coautor de varios de los Documentos de los últimos Congresos de Fe y Alegría.

De los talleres y conferencias antes mencionados ha recibido muchos reconocimientos; mencionamos sólo dos de ellos como ejemplo: “Antonio Pérez – Esclarín y el movimiento Fe y Alegría reciben un merecido homenaje en el Marco del XVIII Congreso Científico Escolar. Colegio Bellas Artes, en julio de 1996.”

“La Confederación Internacional de Educación Católica le entrega la Distinción Jesús Maestro ; en Santiago de Chile en enero de 2004”.

Uno de los mejores regalos que nos hace Antonio son sus libros de Parábolas; hasta hoy ha publicado  tres : “Educar Valores y el Valor de Educar” ; “Para Educar Valores: Nuevas Parábolas” y “Parábolas Para Vivir en Plenitud” .  A través de ellas podemos palpar dos líneas que marcan la vida de Antonio: Educar y Valor, lo uno no se despliega sin lo otro;  en ellas encontramos un ramillete de cuentos que nos cultivan el alma y nos ayudan a enfrentar nuestros miedos,  dudas,  alegrías, la tristeza, la soledad individual que es sana, la reflexión, … Como él nos dice: “educar en y para: educar en  y para la creatividad, educar en y para y el trabajo, educar en y para la ciudadanía, educar en y para el respeto, educar en y  para la solidaridad”.

Las parábolas nacen porque las iba incorporando en sus conferencias y luego muchos se las pedían y le proponían que  las publicara y así fue. El primer libro de parábolas, ha sido reimpreso ya once  veces en Venezuela, Colombia, México y además traducido al Portugués. Para Antonio escribir es como un apostolado que le permite hacer bien a otros. A parte de sus libros de parábolas, tiene otros más teóricos de temática educativa, en los que recoge su concepción pedagógica: “¿Es posible educar en Venezuela?”, “Más y Mejor Educación para todos”, “Educar en el tercer milenio”, “Educación para globalizar la esperanza y la solidaridad” y “Educar para humanizar”, “Decide tu vida, elige ser feliz” , “Jesús Maestro y Pedagogo”, “Educar es enseñar a amar” , “Los padres, primeros y principales educadores de los hijos”, “Cultivar valores con el Padrenuestro” y “Educación integral de calidad”.

Sobre el Zulia ha escrito también mucho: la Colección “Temas Zulianos para niños”, “Historias Fabuladas del Zulia” (78 programas para radio), innumerables reportajes   en las revistas “Respuesta”, “Horizontes”, “Familia Cristiana” y “Gárgola”, algunos de ellos recogidos en el libro “Reportajes Zulianos”, y las novelas “Venancio Pulgar, Caudillo del Zulia” y “Rafael Urdaneta”, en los que quiere dar a conocer su pasión por esta tierra.

Antonio se enorgullece de conocer como pocos a Venezuela, país que ha hecho suyo, que ama entrañablemente y del que ha escrito en diferentes revistas más de 180 reportajes.

Maribel Rodríguez de Pérez

¿QUIÉN ES ANTONIO PÉREZ  ESCLARÍN?

Mira a todos los seres desde  su  caminar profético  de la vida, con quienes viene construyendo sus sueños, inquietudes, amistades, esa búsqueda  en la permanente reflexión del pensamiento humano que lo convierte en un genuino maestro.

Es para mí un reto muy grande y muy digno escribir sobre Antonio Pérez Esclarín. Se me ocurren muchas ideas pues me viene como  una especie de cascada de imágenes  para describir cómo es su ser. Para ello, voy a seleccionar algunos de sus libros, pues son muchos sus escritos, y muy numerosas las ideas que describen  a un gran hombre en su hacer como cultivador de la palabra, una palabra que es como el rocío de la mañana para quienes lo escuchan, y a quienes lo miran como una estrella mañanera que les llena con su brillo de esperanzas, ilusiones, sueños…

Su ser es una palabra viva, es amor, es esperanza, es plenitud espiritual, que son el camino que recorre y ofrece, junto a presentarnos a Dios como un amigo siempre fiel. Antonio invita a ser luz y sal. Luz para alumbrar los caminos y sal para sazonar los sueños en su justa medida.

Antonio nos invita a mirar al otro como un hermano, respetando sus ideales, su físico,  su raza, su religión o su pensamiento político, diferentes al mío. Nos invita a valorarlo en lo que es y como es, a permitir que el amor sea el motor de la vida, pues como   dice: “posee un corazón tan gozoso que puede regalar corazones”.

En su caminar, Antonio ha hecho del servicio su horizonte: “Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar. Al andar se hace camino…”, para renovarse, para prepararse, para el encuentro con su público. Esto le ha permitido obtener sus aprendizajes, escribir 56 libros y publicar un artículo de opinión cada semana en siete periódicos y en varias revistas digitales. Así fue naciendo el escritor de novelas, el educador, el esposo, el padre de Manaure y de Nairuma, el abuelo de Paula Lucía a quien ya dedicó un libro con estas palabras: “A Paula Lucía, mi nieta, que llegó como un arcoíris de primaveras en el otoño de mi vida”.

Al lado de Antonio Pérez Esclarín, uno se siente valioso, bueno, con ganas de vivir y de amar. Recuerdo que, en un encuentro, una persona del público  manifestó que sería muy feliz si cada mañana pudiera conversar con él al menos cinco minutos.

Antonio despierta, sacude, provoca las ganas de vivir, la pasión, el sentido que todos poseemos para dejar huellas en la vida y en la historia, como él las va dejando y muy profundas en su vida y en su historia.

En sus libros encontramos pensamientos muy ricos nacidos de su propia experiencia, como este que es la dedicatoria de su libro “Jesús Maestro y Pedagogo”:

“A todos los maestros y maestras que se esfuerzan cada día por seguir los pasos de Jesús y trabajan con entusiasmo por gestar una educación y una pedagogía al servicio del desarrollo integral de sus alumnos”.

El propio Antonio se esfuerza cada día por moldear su figura de educador en el ejemplo de Jesús Maestro y por ello resulta un ejemplo digno, humano, honesto, con una sabiduría muy sencilla, que busca cada día aprender para realizar cada vez mejor su tarea de educar.

Antonio nos invita a ser “parteros del alma, y nos dice que vivir es hacerse, construirse, inventarse, desarrollar todos los talentos y posibilidades, llegar a ser auténticamente libre. Nos dieron la vida, pero no nos la dieron hecha. En nuestras manos está la posibilidad de gastarla en la banalidad y la mediocridad, o de llenarla de plenitud y de sentido. Podemos aumentar la violencia o ser constructores de paz;  vivir negando y destruyendo la vida, o vivir defendiendo la vida, dando vida “(Educar para humanizar, pág. 48).

Aquí Antonio nos plantea que debemos tomar las riendas de la vida para llegar a ser lo que debemos ser: En nuestro  caso, educadores responsables y generosos. Por ello, debemos preguntarnos cuál es nuestro proyecto como educadores,  qué valores tenemos y enseñamos, pues no podremos ayudar a ser plenos y  felices a los demás si nosotros no lo somos. Educar  es ofrecer los ojos a los alumnos para que puedan  mirarse en ellos y verse bellos y así puedan mirar  la realidad sin miedo y a los otros con cariño.

Antonio nos invita a ser originales y creativos, lo que nos permitirá comprendernos y darnos a comprender a los demás, y así comprender el mundo dentro de la convivencia en el contexto real de cada uno. Saber resolver los problemas y proponer ideas es alcanzar la plenitud intelectual, desarrollar la inteligencia creadora. Para ello, es necesario asumir la vida como un proceso de auto-socio-construcción, de desarrollar los talentos; es razonar, ser crítico y autocrítico, frente a los hechos y la vida. Es desarrollar la creatividad, los talentos estéticos y éticos, la capacidad de leer por dentro. Es convertir los conocimientos en propuestas, ideas, productos, soluciones de las situaciones que vivimos. Es llenarse y llenar a los demás de alegría: “Si uno está alegre, los que están alrededor se sentirán en una fiesta”,  nos dice Antonio.

Antonio nos invita a comprender que somos fuertes si tenemos esperanzas y la convicción de que nuestra vocación se nutre de dios. De ese dios hecho hombre, que vino a proponernos acompañarle en su proyecto de hacer de este mundo un mundo de fraternidad y amor. Nuestro dios es un dios de vivos y no de muertos, que nos quiere y nos da la vida para que seamos creadores de sueños, para que eduquemos en valores, y así lleguemos a ser sabios, para que seamos capaces de sacudir la rutina y la repetición de un aprendizaje aburrido, y sin importancia.

Se trata, en definitiva, de “aprender a desaprender para ser capaces así de aprender a aprender, aprender a comprender y aprender a emprender…”, es decir, aprender a producir y crear. No se trata tanto de saber muchas cosas, sino de saber utilizar lo que se sabe y ponerlo al servicio de la vida.  Esto supone también cultivar la memoria, ya que no hay inteligencia sin memoria. Aprendemos de lo que ya sabemos. Pero no se trata de repetir si no de construir nuevos conocimientos desde lo que ya sabemos.

Para ello, debemos aprender a escuchar con los ojos, hablar con los ojos, aprender y enseñar con  todos los sentidos, desarrollar una mirada contemplativa capaz de admirar las bellezas de la naturaleza; una mirada  fraternal, cariñosa, que salga del corazón y alimente una palabra que anime, que transforme la no vida, que haga florecer sonrisas, ilusiones, que ayude a desarrollar el pensamiento, el amor, la convivencia en todo momento. Palabra que haga crecer la libertad, palabra que construya un saber con sabor, que promueva verdaderos aprendizajes significativos.

Antonio promueve la escucha activa capaz de escuchar a la  naturaleza, escuchar el silencio, las risas, los miedos, la timidez, la angustia y los problemas. Para ello, necesitamos afinar el oído para recrear la imaginación, la creatividad, para ser capaces de valorar y gustar la música y los sentimientos puros.

Antonio nos invita también a afinar el olfato para ser capaces de sabore4ar la vida y disfrutar del olor de las flores, de las frutas, los alimentos uq e son los que nos fortalecen y posibilitan la vida: Oler la tierra perfumada por la lluvia y azotada por el viento. Saber oler los momentos buenos para saborearlos y los tristes para comprenderlos y aprender de ellos.

Desarrollar también el tacto para acariciar y hacer de nuestras manos un instrumento de Dios que defiende la vida, que acaricia los cuerpos, que da movimiento y armoniza los corazones llenándolos de dicha, alegría y comprensión.

En conclusión  Antonio promueve un enseñar y aprender desde los corazones para ir en busca de un mundo nuevo, que supere las barreras de todo lo que destruye, de lo que aniquila la vida, y desarrolle lo que va poco a poco dándole sentido a la verdadera razón de la creación.

Para Antonio Pérez Esclarín, la pedagogía del amor y la ternura es posible cuando entendemos que “amar es querer el bien para el otro” . Si somos hechos a imagen de Dios y Dios es amor, somos seres para amar. En consecuencia, debemos desarrollar las capacidades de amar, limpiar nuestros corazones, dejar que sus latidos sean verdaderamente libres.

Esto será posible si “aprendemos a enfrentar los problemas y las crisis para encontrar la paz, la sinceridad, el sentido de nuestra vida. Ello posibilita crecer con el otro y verlo como hermano a pesar de sus diferencias”. Esto equivale a superar y rechazar la cultura de la muerte y del consumo irracional, pues “educar es formar persona, cincelar corazones, ser espejos para que los alumnos se miren en ellos y se vean valorados y queridos, es continuar la obra creadora de Dios, defender la vida, la naturaleza, recuperar una mirada de asombro y que posibilite y promueva el conocimiento auténtico”.

Antonio nos invita a sonar, insiste en que la educación asuma el desarrollo de la imaginación y la creatividad, que seamos sembradores de sueños y esperanzas, pues si tenemos un porqué en la vida, encontraremos un cómo. Nos dice que la esperanza es la fe que le gusta a Dios que siempre acompaña nuestros pasos. Por ello, insiste en que no perdamos nunca la esperanza y llega a decir que un educador sin esperanza, sin  ilusión, es un cadáver que no podrá educar.

Si hoy vivimos en un mundo intoxicado de información, debemos educar para interpretar esa información y convertirla en conocimientos. Educar emocionalmente la libertad, descubrir cuáles son las cadenas que nos impiden crecer. Para ello, debemos estar en disposición de aprender siempre, saber leer el evangelio con ojos nuevos para descubrir su radicalidad y movernos a entregar la vida en la cotidianidad, llegar a ser luz y sal, cultivar  una educación de calidad que promueva la cultura de la paz y la no-violencia en la Venezuela de hoy, y nos permita ser críticos y tener el valor de decirnos las cosas sin ofendernos, y de este modo seguir abriendo caminos nuevos .

Por: Maribel Rodríguez  de Pérez 

22 comentarios sobre “ANTONIO

  1. Excelente educador con vocacion nata para transmitir valores… Deseo ubicar su correo electronico para solicitar una charla en un liceo en el edo apure

  2. excelente profesional modelo a seguir tuve el placer de conocerte en una charla que diste en el estado falcon y tus enseñanzas fueron muy enriquecedoras. eres mi ejemplo a seguir

  3. Excelente persona Antonio Perez Esclarin tuve la oportunidad de escucharlo en la UPEL en Barquisimeto, me gustaria que viniera a compartir sus experiencias con los docentes de mi linda tierra llanera Barinas, cuando tendremos el honor de compartir con el en la UNELLEZ.

  4. hola buenas tardes, mi nombre es Yelitza Rodriguez, soy estudiante de ing en computacion, en la universidad valle del momboy, el dia viernes 21 de marzo, a demas de ser el dia de mi cumpleaños, es la fecha en la cual usted va a dar un congreso en mi casa de estudio, y ese dia voy a estar ahi en la Facultad de ciencias politicas en el protocolo del acto, me ha llamado mucho la atencion ya a que dos prof, que son las encargadas el dia que me llamaron para que les prestara mi colaboracion, hablaban y decian vieve perez esclarin, viene prerez esclarin, y yo quien sera ese senor, y me meti en internet y busque toda su informacion y al leer su vida, su historia y todos los libros que ha realizado debo decirle que puedo hablar de usted con la misma y hasta mas admiracion que con las que hablaban de usted mis profesoras, me gusto mucho lo que escribio que usted promueve la escucha activa capaz de escuchar a la naturaleza, escuchar el silencio, las risas, los miedos, la timidez, la angustia y los problemas. Para ello, necesitamos afinar el oído para recrear la imaginación, la creatividad, para ser capaces de valorar y gustar la música y los sentimientos puros, eso es lo que falta en nuestra educacion aprender a escuchar, no solo somos objetos de decir y hablar sin parar, hay que escuchar y tratar de entender nuestro ambiente ya que eso es lo que nos define como buenas y malas personas, y que tipo de sentimientos poseemos, aunque en este momento a las personas lo que menos les importa es eso, solo quieren ganar dinero, dinero y mas dinero, y no para vivir bien sino para menospreciar a las personas que algunas veces fueron parte de sus peldaños para subir bueno ique subir de posicion y se les olvida, oler una flor, sentarse en una amaca y cerrar los ojos y sentir el viento, los sonidos de paz, de armonia, y disfrutar de un amor verdadero, que se siente al lado y solo con darnos la mano espresarnos, su calides, compacion, fuerza y amor, eso es lo mas hermoso que uno puede vivir y tener, a mi me gusta escribir mucho de todo lo que vivo y todo lo que veo, las injusticias y lo que es justo lo que a mi parecer esta bien y los que no, por ese motivo es este correo; con el motivo de decirle que lo admiro, y que voy a tener el privilegio de escucharlo. muchas gracias por exixtir, por ser lo que es, y por mostrar al mundo que siempre hay algo bueno que podemos hacer

  5. CADA VEZ QUE LEO ALGUNA OBRA DEL PROFE PÉREZ, LLORO!!! ME HACEN LLORAR SUS PROFUNDAS DEMOSTRACIONES DE AMOR POR MI VENEZUELA Y SU PROFUNDA VOCACIÓN DE SER HUMANO! EL COMPROMISO CON SU FUNCIÓN SOCIAL DE DOCENTE VA MÁS ALLÁ DE LO QUE NADIE PUDIERA JAMÁS IMAGINAR. QUE DIOS LO BENDIGA POR SIEMPRE.
    ATTE: PROF. IXARIERY GODOY

  6. Buenas tardes encontre está página buscando al cuarto rey mago para ahondar un poco en mis clases de retorno, que maravilla Sr. Antonio Pérez Esclarin como admiro su trabajo y su facilidad poética para escribir mis felicitaciones soy seguidora de fe y alegría trabaje en Irfa durante años. Gracias mil me encantan sus parabolas, hace dos años estuvo en Valera y pudo acercarme hasta allí para escucharle. Gisela Timotes estado Mérida.

  7. Bienvenido al Seminario Santo Tomás de Aquino. Palmira, Estado Táchira. De nuevo disfrutaremos de su verbo. Pido a Dios que en cada una de sus intervenciones, haya muchos educadores que dejen despertar en su YO un Antonio Pérez Esclarín, es decir, un MAESTRO. Y el verdadero maestro es un COMPROMETIDO con el destino de los pueblos, con el destino de nuestra PATRIA VENEZUELA…

  8. buenas noches encontre esta pag buscando material para mi tesis, orgullosa de ser parte de fe y alegria y que usted sea parte tambien muy importante de esta obra tan maravillosa, gracias por querer tanto mi pais y por esneñarnos cad dia a valorar lo que tenemos

  9. Recordando mi tiempo en la Normal Nueva América, me acordé de un profesor que siempre que entraba a mi salón a dar su clase lo hacía cantando y con una sonrisa en sus labios , les estoy hablando de los años 70, un profesor con su barba inmensa y a quien todos cariñosa mente le decíamos “Pechin”, nunca permitió que lo llamáramos profesor,persona humilde y carismática que con chistes, alegría y pasión nos impartía sus conocimientos, Saludos Pechin que Dios y la Virgen te sigan dando mucha vida y salud ,para que sigas en tu largo camino.

  10. Profesor yo tuve el honor de ser una de sus alumnas de Colegio Gonzaga ubicado en la avenida El Milagro, Maracaibo año 74-75 ,4to humanidades. Lo he recordado siempre y hasta ahora que tengo la oportunidad de decirselo La Gente Vive En El Este me lo hace recordar cada vez que entro a cualquier ciudad pregunto donde queda el este….y les
    pido me lleven…algo pequeño como esto; que ha marcado el paso de el prof. Pechín en mi vida ! Un abrazo profe !

  11. Buen dia soy Carlos Gaviria, quien comparte la página en Diario de Los Andes con la columna El Triángulo de las Marias. Permitame saludarlo y felicitarlo por los contenidos que ud. escribe los cuales son muy acertados. especialmente el contenido del 11 de noviembre del presnte año donde destaca el valor de la escritura. me gustaria saber su opinión respecto a los artículos que escribo y si es posible una recomendación, es valioso para mi ya que me estoy iniciando en este campo que es muy estricto. gracias por su atención. ëxitos y feliz día.

  12. Hola feliz día!! tuve la dicha de conocer y escuchar al maestro Antonio Pérez Esclarín en el Encuentro Nacional de Educadores ENE en septiembre en Carúpano-Sucre, unos de sus tantas palabras fue ” HOY HACE FALTA MUCHO VALOR PARA EDUCAR, EL MUNDO VA A LA DERIVA”.

  13. De todo el tiempo que he sido educadora, primera vez que estoy leyendo de la vida del prof. Antonio. Y he leído muchos libros de su autoría, he estado en conferencias con él, me lo he topado en casas de retiros, pero nunca había estado enterada de lo leído en este artículo. Creo que bendita ha sido la tarde feliz que Dios hizo a Venezuela, pero también el momento de esa tarde en el cual pensó, Dios, dejarte aquí en nuestra tierra. Gracias Maestro Antonio por darle tanto a la educación de Venezuela. Por pasar este momento de crisis con nosotros, porque al optar por nuestro país, también te dejaste enamorar por una Venezolana y por reflejar tu amor y respeto en el nombre de tus hijos. Muchas gracias Pechín!

  14. Hola buenas tardes, que gran gusto poder leer sus libros hermosos mensajes, me gustaria contactarlo por cuanto estoy interesada en realizar un congreso y que usted este presente…en el Estado Trujillo.

  15. estoy leyendo un libro de los tantos que ha publicado ese gran humano ese gran maestro Antonio Perez Esclarin titulado. Educación Integral de calidad, y me he sorprendido con la visión y adaptación a la realidad educativa de Venezuela y me pregunto? por que? el gobierno o los gobernantes que ha tenido nuestro país no han tomado sus ideas para tener una verdadera educación integral de calidad o por que no le dicen que asesore a los ministros de educación que no saben nada de el proceso enseñanza aprendizaje con sentido humano y común o mejor por que no lo han designado ministro para llevar a cabo la verdadera praxis educativa que tiene por excelencia mis respeto a este gran hombre que hace de cosas muy sencillas grandes ideas. lo felicito

  16. Maestro Pérez Esclarin ,tuve la oportunidad de estar en el conservatorio en los salones parroquiales San Vicente de Paul de la Parroquia San Isidro,Sanare es la tercera vez que me maravillo de oirlo,pues es una delicia compartir esos momentos ..es la amiga de Honorio Dam..recuerda estaremos en contacto para su conversatorio con la UNELLEZ nucleo Sanare.

  17. Prof Perez Esclarin tuve el honor de conocerlo en una conferencia en el UNIR y quede impactada con ese mensaje q usted dio y me motive muchisimo a ser cada dia mejor docente y a aprender cada dia mas de usted y de mi misma. Mis respetos y admiracion estimado profesor, q Dios lo bendiga y lo guarde siempre y le demucha salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: