Antonio Pérez Esclarín

Educación productiva

1446942164_341127_1446942223_noticia_normalSustituir la cultura rentista por una cultura de la productividad y el emprendimiento, va a suponer profundos cambios en la actual educación que enseña a reproducir más que a producir; a responder, repetir y copiar  más que a preguntar, innovar y crear. Hay que pasar del aprender repitiendo al aprender creando.   La escuela actual, raíz y fruto de una sociedad rentista y subsidiada, debe dar paso a una escuela productiva, germen de una sociedad de productores y emprendedores. La educación, que era entendida como un medio para acceder a la riqueza existente, tiene que transformarse y ser entendida como un medio para generar riquezas y garantizar su justa distribución.

Detrás de cada milagro económico de   países que lograron  superar la miseria, aparece siempre un pueblo que tomó  en serio su capacitación y formación e hizo  del trabajo responsable y bien remunerado el medio fundamental para levantar el país. En Venezuela necesitamos con urgencia una educación que siembre el valor del trabajo, de las cosas bien hechas, de la responsabilidad, de la productividad. Pero no se trata de señalar la importancia del trabajo o proclamar la necesidad de producir. Ni es suficiente poner unos talleres o conucos escolares  y pensar que con eso está  resuelto el problema.

Es algo mucho más complejo y difícil. Se trata de entender que toda actividad educativa debe ser una actividad productiva,  lo que va a suponer  asumir el trabajo como un valor fundamental y optar por una pedagogía activa, del hacer, y por unos determinados valores como puntualidad,  esfuerzo, creatividad, participación, innovación, responsabilidad, búsqueda de la calidad y la excelencia en todo.  No es cuestión de  decirle al alumno que sea curioso, creativo, trabajador, servicial…, o hacerle recitar las características de la curiosidad, la creatividad o el servicio;  sino de insertar esos valores en la práctica educativa, de modo que se vivan en la cotidianidad.  Si queremos  alumnos curiosos, críticos, creativos, trabajadores, emprendedores…, la labor educativa tiene que ejercerse en un ambiente que promueva la curiosidad, la criticidad, la creatividad, el trabajo, el emprendimiento, la calidad…

De ahí que el énfasis tiene que ser no sólo educar para el trabajo,  sino educar en y para el trabajo,  en y para la productividad, en y para el emprendimiento.   De nada va a servir  predicar la creatividad con una pedagogía penetrada por la rutina, la repetición, las copias. No es congruente proclamar la criticidad con una pedagogía que impone el pensamiento, y favorece las respuestas  iguales.  No va servir de nada alabar el trabajo y luego perder el tiempo, suspender clases por cualquier motivo,  o dedicarse a actividades rutinarias e  improductivas. Sólo se aprende a trabajar, trabajando, y a producir produciendo.

Una educación en y para el trabajo y la productividad  debe enseñar a aprovechar bien el tiempo, a buscar calidad en los productos, a valorar al trabajo y al trabajador, y despreciar a los parásitos que viven sin trabajar, es decir, que viven del trabajo de los demás. Debe premiar a los productores eficientes y combatir la mentalidad limosnera que espera que  se lo regalen todo sin poner como contraparte el esfuerzo y el trabajo. Cuánta falta nos hace tomar en serio el clamor de Simón Rodríguez: “Yo no pido que me den, sino que me ocupen; que me den trabajo. Si estuviera enfermo, pediría ayuda. Sano y fuerte debo trabajar. Sólo permitiré que me carguen  a hombros cuando me lleven a enterrar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 18 de enero de 2018 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: