Antonio Pérez Esclarín

Bienvenido 2018

20182Se va el año 2017, un año fatídico para los venezolanos: Escasez de alimentos y medicinas, hiperinflación, cárceles llenas de presos políticos, elecciones fraudulentas de constituyentes, alcaldes y gobernadores, anulación de la legítima Asamblea Nacional, protestas violentamente reprimidas, corrupción oficialista desatada, racionamiento de electricidad y agua, mesa de negociación sin avances, default selectivo de la deuda externa… y un largo etcétera de calamidades. Un año para la historia negra del país.

El régimen de Nicolás Maduro ha sometido al pueblo de Venezuela a un intenso y violento empobrecimiento. En cuatro años, la economía del país se ha reducido en un 40%, una cifra bárbara que ni siquiera países en guerra o que hayan sufrido desastres naturales la exhiben. El socialismo de Maduro ha sido una descomunal catástrofe. Hoy 9 de cada 10 familias en Venezuela son pobres.

Como en años anteriores, en 2017 el régimen continuó con sus ataques a la prensa. En este año cerraron 69 medios de comunicación: 46 emisoras de radio, 3 televisoras y una veintena de periódicos. Hace poco destruyeron y desvalijaron por completo la antena de 120 metros de altura de radio Fe y alegría de Paraguaipoa, con lo que la Guajira se ha quedado sin una voz popular y objetiva.   El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) registró 498 agresiones y 66 detenciones contra periodistas. Se han hecho comunes las amenazas desde el poder a editores de medios. Un intento vano, cuando la cruda realidad supera la censura.

El régimen de Maduro es repudiado internacionalmente, se ha quedado con escasos apoyos de países, ninguno de ellos democrático. A lo interno tiene un precario y frágil apoyo popular, que no supera el 14% de la población.

Venezuela merece salir de esta calamidad, y 2018 podría ser el año. En eso seguiremos empeñados. Pero para ello, necesitamos la unión y el esfuerzo de todos los que anhelamos un cambio que no suponga el abandono de las políticas sociales sino su fortalecimiento y transparencia,  y se sustente sobre la ética, la eficiencia y la inclusión de todos. Le damos la bienvenida al 2018, con muchas esperanzas y cautelosos con nuestras expectativas. Sabemos de la oscuridad antes del amanecer. Por eso, hacemos nuestro el verso valiente de Don Pedro Casaldáliga: Es tarde/ pero es nuestra hora/ es tarde/ pero es madrugada si empujamos un poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 2 de enero de 2018 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: