Antonio Pérez Esclarín

Diálogo sincero y con resultados

dialogoDe nuevo el Gobierno y la Oposición han emprendido el necesario camino del diálogo. Pero la primera condición para un diálogo verdadero es aceptar la realidad de un país quebrado, donde la gente se muere de hambre o por escasez de medicinas y donde nos resulta imposible comprar cualquier repuesto o aparato, pues los precios se disparan cada día sin control. ¿Cómo es posible que el Gobierno, ciego a la realidad y sordo a  los clamores,  siga empeñado en mantener unas políticas económicas  que sólo han traído miseria, corrupción  y desesperanza?

El milagro económico del chavismo, en vez de sacar a las mayorías de la pobreza, nos ha hundido a casi todos en ella, pues prácticamente ha acabado con la clase media y con el estímulo al trabajo y ha cultivado el clientelismo por medio de limosnas, que no sólo no resuelven los problemas sino que los agudizan.  Es evidente que los que nos gobiernan  y siguen empeñados en mantener el actual rumbo no sufren la escasez de medicinas y comida y disfrutan de abundantes dólares baratos con los que pueden viajar por el mundo sin problemas  y permitirse un nivel de vida de espaldas a la realidad del país y de los pobres a los que dicen amar. ¿Y qué están haciendo los constituyentistas que nos prometieron resolver la situación económica  y desde que iniciaron su trabajo,  ha empeorado vertiginosamente?

La primera condición para un diálogo verdadero es aceptar la realidad y asumir la responsabilidad de la  situación que vivimos. No va a ser posible superar los problemas que tenemos si los negamos y repetimos que son producto de una guerra económica o un complot mediático, y que los que claman por un cambio siguen órdenes del imperio  o son personas sin corazón que odian a los pobres.

Hace falta ser muy cínico e  irresponsable para negar la situación que vivimos las mayorías ¿Qué profesional con su sueldo puede aspirar a tener vivienda o carro o incluso a comprar una nevera, un aire acondicionado, una lavadora, o incluso unos cauchos? ¿Acaso no les duele a los que gobiernan la sangría de capital humano que rompe las familias al abandonar el país en busca desesperada de una vida digna? ¿Cómo es posible que hayamos convertido a Venezuela, un país con tantas riquezas y potencialidades, que fue el más próspero de Suramérica,  en el  más miserable, pues hoy el salario mínimo es incluso inferior al de Cuba?  ¿Cómo seguir defendiendo unas políticas que nos han convertido en el país con  mayor inflación en el mundo, y entre los  más corruptos e inseguros?

El diálogo debe partir de  aceptar  que el país está al borde del abismo,  autocrítica para dejar de culpar siempre al otro,  responsabilidad para reconocer errores y equivocaciones,  humildad y valor  para aceptar la necesidad de cambiar de rumbo,  cumplimiento de los acuerdos que se vayan logrando,  respeto inquebrantable a la verdad, que detesta y huye de  la mentira. Desde la mentira y las medias verdades, desde la manipulación interesada de los hechos, desde el  repetido llamado  a un diálogo para ganar tiempo,  no va a ser posible dialogar. Por ello, el objetivo del diálogo no puede ser otro que enfrentar y resolver la situación de miseria  de las mayorías. Diálogo sí, pero con resultados urgentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28 de noviembre de 2017 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: