Antonio Pérez Esclarín

Ya no es posible callar

fiscalEl presidente insiste en su llamado al diálogo, pero no muestra el menor indicio de voluntad de rectificar o de cumplir alguno de los acuerdos establecidos en las mesas de diálogo con la oposición hace ya unos meses.  Más bien, sigue empeñado en imponer por la fuerza, contra el clamor de la inmensa mayoría, una constituyente  inconveniente, fraudulenta y anticonstitucional. Repite que la constituyente es el camino a la paz, pero es un camino que sólo está trayendo rabia, impotencia, dolor y muerte. ¿Qué legitimidad y garantías de éxito puede tener una  constitución que surgiría,  si se lograra imponer,  de la violación de la actual?

Mientras tanto, pasan los días, se multiplican las marchas y plantones,  y el país sigue rodando al abismo. Aumenta la escasez, la inseguridad, la inflación, la falta de medicinas y el hambre. Si Venezuela era un país que recibía oleadas de extranjeros que venían  en busca de una mejor vida, hoy millones de venezolanos han salido del país o quieren hacerlo por no ver aquí futuro para ellos o para sus hijos.  ¿Acaso no le duele al gobierno esta sangría de talentos, esta descapitalización del recurso humano?

No entiendo la ceguera y terquedad de los que nos gobiernan que siguen  empeñados en mantener o profundizar unas políticas económicas y sociales que han destruido al país y han hecho el antimilagro de convertirlo en el más miserable de América cuando era el más próspero.  Si Einstein decía que no hay prueba de mayor estupidez que esperar resultados distintos haciendo  lo mismo, ¿por qué no se quitan los lentes de una  ideología fracasada que les impide ver  la terrible realidad que nos toca vivir a las mayorías, especialmente a los más vulnerables y pobres?  Sin duda, porque a ellos no les falta la comida ni las medicinas, y tienen  acceso a dólares baratos con los que pueden vivir y darse lujos de verdaderos oligarcas? ¿Cómo es posible que sigan negados a permitir un  corredor humanitario que evitaría las muertes de venezolanos por hambre, desesperación  o falta de medicinas?

Cualquier gobierno medianamente democrático habría  renunciado o llamado a elecciones generales ante escándalos con los de los narcosobrinos, las marchas multitudinarias que demuestran que las mayorías les han retirado el apoyo, la muerte de marchistas desarmados, los escándalos de corrupción,  o el fracaso de las políticas económicas y sociales, que han destruido el aparato productivo y llevado a niveles intolerables la inflación y la inseguridad.  ¿Para qué se aferran al poder si han perdido toda legitimidad, son incapaces de gobernar y no sólo no han resuelto ninguno de los problemas esenciales, sino que los han agudizado todos?

A finales de la década del 60, el filósofo marxista francés Roger Garaudy, al palpar los abusos del régimen soviético que estaba aplastando por la fuerza las ansias de libertad de pueblos enteros,  escribió el libro “Ya no es posible callar”, que le valió la expulsión del partido comunista francés. Me imagino que algo semejante le habrá sucedido a la fiscal Luisa Ortega Díaz al comprender que no podía avalar con su silencio tantas atrocidades. Lo que no entiendo es cómo todavía  personas pensantes, honestas  y con compromiso social, siguen callados sin  levantar sus voces contra este desastre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28 de junio de 2017 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: