Antonio Pérez Esclarín

La lujuria del poder

tronoHay una novela de Silvia Miguens que lleva por título “Catalina La Grande: El Poder de la Lujuria”. En ella, la autora nos describe la apasionante vida de Sofía Federica Augusta, que llegó a convertirse en Catalina II de Rusia, o Catalina La Grande, la emperatriz rusa más influyente de la historia.  Siempre he sospechado que el subtítulo del libro fue meramente un  gancho del editor para atrapar un mayor número de lectores, pues  hay mucha gente que nunca compraría una novela histórica  pero que puede  sentirse atraída al ver la palabra lujuria en el título de un libro. De hecho, si bien  la tal Catalina fue una mujer verdaderamente apasionada y que utilizó con desmesura  el poder de la pasión, a mí me interesa más abordar  la pasión del poder.

La temática que pretendo plantear la abordó ya con profundidad  el  médico y escritor español Gregorio Marañón  en su biografía “El Conde-Duque de Olivares, o la pasión de mandar”. Marañón sostiene que los poderosos se enamoran de tal manera del poder que “la pasión de mandar” los llega a dominar por completo, les nubla la visión objetiva de la realidad y el poder se transforma en adicción. Amontonar más y más poder se convierte en una obsesión, en una verdadera lujuria.  La lujuria del poder tiene como primer síntoma la necesidad narcisista de ser visto y  escuchado permanentemente. De ahí  la necesidad de ser  la única voz, que necesita fluir en interminables peroratas y no vacila en encadenar los medios de comunicación para obligar  a todo el mundo a escuchar sus insultos, ocurrencias  y hasta chistes. La lujuria del poder necesita también recurrir a trampas lingüísticas, donde las palabras sólo significan lo que  él decide: Por ejemplo, la palabra pueblo nombra solamente a sus   seguidores;  defender la Patria equivale a aceptar sus decisiones y principios, y los que no lo hacen son apátridas.

Como ocupa la mayor parte del tiempo en hablar y no en gobernar, y  tiene muy pocos éxitos  que mostrar, la  mayor parte de sus  palabras son anuncios, promesas, declaraciones  de lo que va a hacer y  del futuro glorioso que nos espera.  Los aduladores de oficio se apresurarán a repetir una y otra vez sus palabras. Su fantasía principal es lograr un país donde todos los medios de comunicación recojan y divulguen, sin la menor crítica,  todo lo que dice y promete.  Un país donde sólo se escuche su voz y el eco de los que la repiten.  Por ello, necesita  insultar, amenazar,  perseguir y hasta encarcelar  las voces disidentes que osan arrebatarle el poder.

La incapacidad de ver la realidad que ocasiona la lujuria del poder necesita ir  acompañada de ceguera voluntaria o interesada de  sus seguidores. Algunos  actúan de  buena voluntad, seducidos por el discurso mesiánico y redentor. Otros, lo siguen por interés pues saben  que el disfrute de algunos privilegios,   pende del hilo de la fidelidad absoluta. La menor crítica supondrá su caída,  y el cese de los beneficios que disfrutaba. Hay también otros que la cercanía al poder les permitió y permite  enriquecerse ilícitamente y estos, al permanecer fieles al poder, defienden sus haberes mal habidos, pues saben que la caída del poder no sólo les impediría  seguir disfrutando de los privilegios, sino que podría ocasionar su enjuiciamiento y hasta su condena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 23 de octubre de 2016 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: