Antonio Pérez Esclarín

Cultivar la esperanza y el compromiso

abrazoNo permitamos que  nos dominen  el  desaliento y  la desesperanza. Desoigamos los gritos que nos invitan a la intolerancia, el odio  y la violencia. En estos días, más que nunca, cultivemos la sonrisa, la ternura, la amabilidad, el valor, el compromiso, el perdón.  Venezuela  tiene un hermoso futuro  de progreso, justicia, convivencia y paz. Futuro que debemos construir entre todos y para todos. En consecuencia,  frente al derrotismo y desesperanza de muchos, quiero afirmar con  don Pedro Casaldáliga, que  es la hora de Venezuela:

Es tarde, pero es nuestra hora. Es tarde, pero es madrugada, si empujamos un poco.

Es hora de pasar del pesimismo al entusiasmo, de la pasividad a la acción.   ¡Otra Venezuela es posible, muy diferente a la de la cuarta y de la quinta república,  que debemos labrar con sacrificio y con  trabajo! No podemos construir el nuevo futuro mirando hacia atrás.  Anatole France decía que “Nunca se da tanto como cuando se da esperanza” y no hay peor ladrón que el que roba  la esperanza.  La esperanza  impide la angustia y el desaliento, pone alas a la voluntad, se orienta hacia la luz  y hacia la vida. Sin esperanza, languidece el entusiasmo, se apagan las ganas de vivir y de luchar.

Víktor Frank estuvo tres años preso en un campo de concentración nazi, y nos dice que en las navidades de 1944 aumentó mucho el número de  muertos en el campo de concentración. Y eso no se debió a que el invierno fuera especialmente crudo, o que el trabajo fuera más  esclavizante o las raciones de comida más pequeñas. Se debió a que  los presos se enteraron de que se estaban acercando los aliados y esperaban que, en las navidades, serían liberados, Como llegaron las navidades y no aparecieron los aliados, la gente perdió la esperanza y se echaron a morir.

No permitamos que nos roben la esperanza. Pero no se trata de esperar sentados. Esperamos trabajando, luchando. La esperanza se nos ha  dado para sembrarla donde ha desaparecido,  para calentar los corazones que han perdido el fuego y el valor. Sólo es digna de crédito la esperanza que se da, la esperanza que se arriesga, la que lucha contra toda injusticia, contra toda mentira, contra todo conformismo, contra toda claudicación.

Por ello, son días para celebrar la vida  y cantar con los poetas:

 Vendrá un día más puro que los otros;

estallará la paz sobre Venezuela

como un sol de cristal. Un fulgor nuevo

envolverá las cosas.

Los hombres cantarán en los caminos,

libres del miedo y la violencia.

La paz  crecerá sobre los restos

de las armas destruidas

y nadie verterá la sangre de su hermano.

Venezuela  será entonces de las fuentes

y las espigas, que impondrán su imperio

de abundancia y frescura sin fronteras.

Quiero regalarles  un texto  sencillo de Eduardo Galeano en el que yo suelo abrevar mi Fe,  mi Esperanza y mi Compromiso,  sobre todo en momentos difíciles, como los que estamos viviendo:

Nosotros tenemos la alegría de nuestras alegrías y también tenemos la alegría de nuestros dolores, porque no nos interesa la vida descomprometida y trivial y estamos orgullosos del precio de tanto dolor que por tanto amor pagamos. Nosotros tenemos la alegría de nuestras esperanzas en plena moda del desencanto. Nosotros seguimos creyendo en los asombrosos poderes del abrazo humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 14 de septiembre de 2016 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: