Antonio Pérez Esclarín

La corrupción y la desidia nos apagaron la luz

vela-apagadaEn el número más reciente de  la revista SIC (Mayo de 2016), el periodista Damián Prat escribe un excelente artículo titulado “Guri: Víctima de lo que no se hizo”, que nos aclara la situación de racionamiento eléctrico, apagones y penurias que estamos viviendo la mayoría de los venezolanos. Si bien el Gobierno achaca el problema a la grave sequía  ocasionada  por el fenómeno natural “El Niño” y, como es su costumbre, trata de eludir toda responsabilidad, Prat pone el dedo en la llaga del gravísimo problema que estamos sufriendo, que  ha llevado al Gobierno casi a  decretar la prohibición de trabajar para ahorrar energía.

De paso,  aquí se manifiesta otra de las típicas contradicciones entre discursos y hechos: por un lado nos  repiten  hasta el cansancio que estamos abandonando definitivamente  la cultura rentista y la estamos sustituyendo por la cultura productiva y, por otro, se limita al mínimo la posibilidad de trabajar;  o afirman descaradamente  que ahora sí estamos garantizando educación de calidad a todos  y por otro se reduce la semana escolar a cuatro días y cualquier excusa es buena para suspender clases.

El periodista Prat deja bien claro que “Guri no es el problema pues es tan víctima como los ciudadanos de Venezuela. Y encima el Gobierno lo usa para no afrontar el abandono de las obras y la corrupción, que son quienes han desatado esta crisis eléctrica y han llevado al lago de Guri y su represa muy cerca del colapso”. Citaré textualmente  algunos datos con los que Prat sustenta sus argumentos:

“En enero de 2010 se decretó la emergencia eléctrica para justificar el otorgamiento de enormes contratos sin licitación: TermoTuy otorgada a dedo a una transnacional (y luego en el caso Andorra aparecieron las comisiones a un viceministro por casi 100 millones de dólares).  TermoSucre se lo quitaron a Edelca y a la carrera arrancaron las obras con siete años de atraso. De las seis turbinas previstas solo terminaron una a finales de 2015. Unas termoeléctricas para Sidor, que siempre denunciamos que no funcionarían. Y, en efecto, de las cuatro plantas anunciadas, llegaron dos. Una está arrumada, pudriéndose. La otra se armó completa pero jamás ha podido ni encender un bombillo. Más de 500 millones de dólares botados e inútiles.

Doce grandes contratos a dedo con la Serwick de los ‘boli-chicos’, empresa sin experiencia y recién constituida para comprar plantas usadas. Docenas de mini-planas de ‘generación distribuida’ copiadas del atraso tecnológico cubano que nunca debieron ser sino para emergencias, no para uso permanente, pero resultaron un ‘negoción’ de triangulación y reventa para los Castro. Hoy casi ninguna funciona. Un dineral –no menos de mil millones de dólares- botado e inútil. Una reconversión de Planta Centro que jamás se terminó. En su mejor momento aporta 400 mw de sus dos mil mw de capacidad. Y por largos meses ha aportado cero”.

Más adelante Prat asegura que se malbarataron otros “450 millones de dólares en un negocio corrupto con los Kirchner y sus amigotes en una inútil y nunca terminada repotenciación de Macagua I”  y  concluye  su artículo aclarando que, a pesar del Niño, la situación sería muy diferente si se hubieran escuchado las recomendaciones de los expertos y se hubieran tomado medidas oportunas y eficaces sin alimentar la voracidad de los corruptos.

Un comentario el “La corrupción y la desidia nos apagaron la luz

  1. antonio vilalba
    26 de junio de 2016

    Apreciado y estimado Dr .Perez Esclarin, tocayo mio por el nombre de Antonio que quiere decir en un sentido emocional; ante todo dominio. Con sus libros he logrado un crecimiento personal de tal manera que he inspirado a otros.Me he convertido en un sembrador de sueños como usted me dijo en una conferencia en Pariáguan estado Anzoutégui Venezuela.Para mi fue ese cruze de palabras un bautizo que he honrado hasta el sol de hoy y seguiré honrando con emoción y placer hasta el llamado de la providencia. Con todo respeto me siento confundido porque pienso y creo que personas como usted y permitame incluirme con humildad debemos siembre EDUCAR porque como educadores considero que debemos de sembrar esa semilla de AMOR no importando las circunstancias difíciles que se viva en un momento determinado, debemos enseñarle a los demás mediante nuestras opiniones que deben enamorarse de todo aquello que le acontece para sacar y explotar lo mejor de si mismo qe tenemos en nuestro potencial humano donde debe prevalecer la convivencia. Con esto no quiero decir que nos conformemos con lo que esta pasando nuestro querido y bellos país Venezuela sino despertar el optimismo que es lo que nos hará reconocer los avances que hemos obtenido como pueblo entre ellos reconocimiento mundial por poner un pequeño ejemplo en el deporte; hemos llegado a clasificar en diferentes disciplinas a mundiales, en la apertura académica, en atención de la salud entre otras.para finalizar el mensaje que debemos dar como ORIENTADORES es el mismo que nos dejo CRISTO hacen 2000 años “AMAOS UNOS A LOS OTROS COMO YO LES HE AMADO A USTEDES”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 19 de junio de 2016 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: