Antonio Pérez Esclarín

Formar para transformar

maestroPor considerar que el educador es la pieza clave para la calidad educativa, he dedicado toda mi vida profesional y sigo dedicando mis mejores esfuerzos a la formación de educadores. Un buen maestro o profesor es la principal lotería que le puede tocar en la vida a un niño, una niña o un joven. El educador puede suponer la diferencia entre un pupitre vacío o un pupitre lleno, entre una vida vacía e irresponsable o una vida con sentido.

Entiendo que, en estos tiempos de cambio permanente, ser educador es vivir en formación. El docente que ha dejado de aprender, se convierte en un obstáculo para el aprendizaje de sus alumnos. Hay docentes que, con su práctica educativa, no sólo no provocan las ganas de aprender, sino que las matan. De ahí que todos mis esfuerzos se han dirigido a privilegiar la formación permanente de los educadores, que transforme profundamente su manera de ser, de pensar y de actuar, pues está claro que si bien “uno explica lo que sabe o cree saber, todos enseñamos lo que somos”. Cada profesor, junto a su materia, enseña también honestidad o deshonestidad; respeto o irrespeto; responsabilidad o irresponsabilidad; entusiasmo o desmotivación; alegría o fastidio; creatividad o rutina…

Frente a la degradación del hecho formativo que se suele reducir a la adquisición de conocimientos y al desarrollo de competencias, la auténtica formación es un proceso de liberación individual, grupal y social. Formarse es fundamentalmente planificarse, inventarse, llegar a desarrollar todas las potencialidades. Estoy hablando de un proceso de construcción permanente de la personalidad y de un pensamiento cada vez más autónomo, capaz de aprender continuamente, para así poder enseñar en un sentido integral. Esto sólo será posible si convertimos al docente en un “profesional de la reflexión”, una persona que analiza y cuestiona permanentemente sus valores y la práctica pedagógica y organizativa.

Pero quiero alertar que no es lo mismo formarse que estar estudiando. La mayoría de los estudios informan, pero descuidan la formación de la persona. De algunas universidades salen profesionales, pero no auténticos hombres y mujeres. También hay educadores, que más que formar, tratan de “formatear” las mentes de los alumnos, para que sólo acepten lo que ellos les inculcan y rechacen todo otro tipo de pensamiento. Es la consecuencia de utilizar la educación para ideologizar, para hacer personas obedientes y sumisas. Hay también estudios que, más que formar, deforman a los estudiantes. Todos conocemos educadores a los que las licenciaturas, maestrías o doctorados los echaron a perder.

Personas que utilizan sus títulos como una especie de pedestal y desde la altura de sus nuevos diplomas se van alejando de los alumnos, de los compañeros, de los padres y representantes, de las personas más sencillas y necesitadas. Yo hablo de la necesidad de títulos que, en vez de subir, nos ayuden a bajar al nivel de los alumnos más necesitados y de las personas más sencillas para brindarles la ayuda que necesitan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17 de octubre de 2015 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: