Antonio Pérez Esclarín

Indicadores para seguir avanzando en la configuración de los centros educativos comunitarios de Fe y Alegría.

fe_y_alegriaA continuación, casi de un modo esquemático, pero recogiendo todo el proceso de búsquedas y realizaciones en las que Fe y Alegría está comprometida, presento algunos indicadores para revisar las prácticas educativas y poder avanzar hacia su mejoramiento continuo:

+ El centro cuenta con un proyecto educativo-comunitario claro, que integra y articula todos los programas, actividades y grupos, construido con la participación de todos los miembros de la comunidad educativa, que responde a la realidad del entorno y de los alumnos leída desde la misión, con objetivos y metas concretas, en permanente revisión, evaluación y reconstrucción. Padres, alumnos, docentes, personal administrativo y obrero y miembros de la comunidad participan en la planificación, ejecución y evaluación del proyecto educativo comunitario.

+ Equipo directivo con vocación pedagógica y verdadero liderazgo (con autoridad y no sólo poder), expertos en educación y sobre todo en humanidad, capaces de promover el crecimiento y la formación continua de su personal, orientados a fomentar la motivación, la innovación, la participación responsable y el compromiso de todos, que garantizan la coherencia pedagógica y la continuidad y evaluación de las propuestas. Equipo directivo que se responsabiliza por la marcha del proyecto, por la calidad de las relaciones y los aprendizajes, y es capaz de confrontar con firmeza, aunque sin autoritarismo, las irresponsabilidades o conductas inapropiadas de su personal, y también de reconocer la entrega y el compromiso. Equipo directivo que vela porque el tiempo escolar sea un tiempo productivo, de aprendizaje, que sólo suspende clases cuando está seguro de que las actividades formativas o los consejos docentes están tan bien preparados y coordinados, que van a redundar en avances en la mejora educativa y en la calidad de los aprendizajes.

+ Pedagogía activa, del aprender haciendo y enseñar produciendo, orientada a promover el aprendizaje y la productividad, que convierte las aulas en talleres de trabajo cooperativo y enseña a trabajar, a valorar al trabajo y al trabajador, a producir con calidad, a resolver problemas. Pedagogía que promueve la experimentación y la investigación, orientada más que a responder preguntas, a preguntar respuestas. Pedagogía que promueve el deseo de aprender y garantiza a todos la multialfabetización (texto, contexto, imagen, digital), de modo que todos puedan entender lo que leen, para así ser capaces de aprender leyendo; puedan buscar la información que necesitan, procesarla y convertirla en conocimiento, puedan expresarse oral y por escrito, comunicar lo que piensan, argumentar, razonar y entender razones, y de este modo posibilitar su formación integral permanente y autónoma. Pedagogía, en consecuencia, que no sólo enseña a leer, escribir y pensar, sino también a comunicarse, a dialogar, a escuchar al otro como portador de verdad. Hoy día hablamos y hablamos, pero cada día nos escuchamos menos, ni somos capaces de escuchar nuestro silencio. Hablamos pero no nos esforzamos por comprender lo que se oculta detrás de nuestras opiniones y visiones, ni de entender lo que el otro trata de decirnos, lo que nos quiere comunicar con su agresividad o su violencia, con su rubor tímido, con su sonrisa, con sus gritos, con su silencio, con sus palabras mojadas de frustración y de sufrimiento. Necesitamos ser capaces de escuchar el silencio como lugar para la reflexión y el pensamiento, y como antídoto contra la inhibición provocada por el exceso de palabrería hueca y de informaciones vertiginosas y estridentes. La voz del silencio se hace educativamente necesaria en un mundo con tanto rumor y tanto ruido banal para así poder avanzar hacia un diálogo cada vez más rico y humanizador. Escuchar el silencio como lugar fecundo y germinador de palabras verdaderas.

De ahí la importancia de enseñar a conversar, escuchar, expresarse con libertad, aclarar, argumentar, comprender al otro y lo que dice, defender con firmeza y con razones las propias convicciones sin agredir ni ofender al que las contradice. Un pueblo que aprende a conversar, aprende a convivir.

Pedagogía que busca la plenitud integral de cada persona, que le ayuda a desarrollar la semilla de sí mismo, a potenciar todas sus potencialidades. Si queremos cabezas pensantes, corazones generosos y solidarios y manos trabajadoras, el proceso de enseñanza debe promover el pensamiento, la generosidad y solidaridad, el amor al trabajo.

+Equipos de docentes que valoran su profesión y se sienten orgullosos de ella, con expectativas positivas respecto a todos y cada uno de sus alumnos, activamente comprometidos en mejorar la calidad, que se responsabilizan por los resultados y se preocupan y ocupan no tanto de enseñar, sino de garantizar a todos los alumnos los aprendizajes esenciales. Docentes que buscan el desarrollo integral de todos y cada uno de sus alumnos, y entienden que, en educación, no es posible efectividad sin afectividad, calidad sin calidez. Equipos de docentes expertos en colaboración, que piensan, reflexionan y planifican juntos, se ayudan, se intercambian planes, propuestas, evaluaciones, preocupaciones: se visitan en los salones para aprender del compañero, pues entienden que la calidad es una exigencia personal y colectiva. Hoy, es impensable la calidad de un profesor que no trabaja en equipo. El individualismo supone autosuficiencia, falta de humildad, inseguridad. Docentes que conciben la educación como un proyecto ético, que reflexionan permanentemente sus prácticas para aprender de ellas, que entrenan para la acción, es decir, que no sólo ayudan a construir conocimientos, sino también a construir hábitos, actitudes, valores, estilos afectivos. Docentes que no sólo saben los contenidos que enseñan, sino que saben enseñarlos, que quieren y conocen a sus alumnos, conocen y valoran su entorno, su realidad, su cultura. Docentes en formación permanente, ya no para aumentar el currículo, sino para servir mejor a los alumnos, que por ello conciben los nuevos diplomas y títulos no como escalones que los elevan y alejan de los demás, sino como peldaños que los posibilitan descender hasta el nivel de los alumnos más carentes y necesitados para poder ayudarles así a levantarse. Docentes que se esfuerzan día a día por ser mejores y por hacer mejor lo que hacen, con verdaderas ganas de aprender, y que por ello son capaces de promover las ganas de aprender y de ser de sus alumnos.

+Equipos de alumnos de todo tipo: deportivos, de excursionismo, culturales, científicos, periodísticos, de música, teatro, de aprendizaje, de investigación, de servicio social, con proyectos y metas claros, coherentes con la misión del centro, coordinados y dirigidos por ellos, en constante revisión y evaluación. En el centro o programa educativo todos aprenden y aprenden de todos. Alumnos organizados, que tienen voz y voto en las instancias de poder, que participan en la elaboración, ejecución y evaluación de los reglamentos internos, de las normas de disciplina, de los calendarios escolares.

+El aspecto físico y la ambientación manifiestan cuidado, limpieza, cariño, creatividad, valores ecológicos, preocupación del colectivo.

+ Se respira un ambiente de motivación, convivencia, en el que se respetan las diferencias de género, raza, sociales, culturales, políticas, religiosas, de los modos y formas de aprender, y se asume la diversidad como riqueza. Valorar lo propio y también valorar lo diferente implica esforzarse por no convertir las normales diferencias (económicas, sociales, culturales, de raza, de género…) en desigualdades. Valorar lo diferente y a los diferentes implica también tratar con cortesía, trabajar juntos, respetar…Es imposible la calidad con violencia, irrespeto, maltrato, rivalidad. El centro o programa cuenta con normas claras, construidas con la participación de todos, aceptadas, consensuadas. Se cumple con los horarios, el tiempo escolar es un tiempo para el aprendizaje, se exige y se cultiva la puntualidad, la responsabilidad y se evita la suspensión de clases. Los reglamentos y normas están al servicio de los alumnos, de su aprendizaje y crecimiento, y en permanente revisión. Los conflictos se asumen creativamente, como momentos especialmente privilegiados para la formación. Directivos y docentes tratan de convertirse en especialistas en resolución de conflictos. En consecuencia, no los temen ni los evaden, los enfrentan debidamente, promueven la negociación y el diálogo, de modo que todos salgan beneficiados del conflicto, tratando de convertir la agresividad en fuerza positiva, fuerza para la creación y la cooperación, y no para la destrucción. Lo que define la calidad de un centro no es si tiene o no conflictos, sino el modo de resolverlos.

+Se defienden los derechos de todos, especialmente de los más débiles y carentes, y se practica la discriminación positiva, es decir, se atiende con especial esmero y dedicación a los alumnos con mayores problemas, carencias y deficiencias. El centro o programa educativo se esfuerza por garantizar a todos las condiciones (en alimentación, vestido, salud, libros, útiles, recursos… ) para el aprendizaje. La evaluación no es un mecanismo para clasificar y excluir, sino una cultura incorporada con naturalidad a todo el proceso, para revisar y reorientar la planificación y ejecución, para enmendar los errores y superar los problemas, para conocer qué sabe cada alumno, qué dificultades tiene, para brindarle la ayuda que necesita. Docentes y alumnos aprenden de la evaluación que se debe constituir en una ayuda tanto para el que enseña como para el que aprende. Lo importante de la evaluación no es tanto juzgar lo que ha pasado, sino preparar lo que va a venir. Por ello, más que enseñar para evaluar, se evalúa para enseñar mejor. El error no se castiga, sino que se asume como una excelente oportunidad para el aprendizaje. Se evalúa para el éxito, no para el fracaso. Se evalúa para ayudar a cada alumno a triunfar; por ello, destaca más sus éxitos que sus fracasos.

+La formación ética no es un apéndice, una tarea de algunos, sino que está encarnada, es el alma, el espíritu de la vida del centro. No se trata tanto de hablar, proponer o enseñar los valore humanos esenciales, sino de vivirlos, de sembrarlos en las estructuras, en el currículo oculto, en el trato, en las relaciones, en las celebraciones, en el modo en que se enseña, en la forma en que se resuelven los conflictos y problemas.

+Se cuenta con planes de formación e integración de los padres, representantes y comunidad. Integración de doble vía: la comunidad colabora con el centro educativo, pero también el centro colabora en la solución de los problemas de la comunidad. Padres, representantes, comunidad y docentes trabajan y aprenden juntos, se comprometen a vivir en el centro educativo, en la familia y en la comunidad los valores explicitados en el proyecto educativo. Se consideran aliados, que buscan las mismas metas y objetivos. Personas también en formación, que se esfuerzan cada día por ser mejores, por vivir ellos también los valores que proponen a los alumnos. El derecho a una educación de calidad exige el derecho a tener unos padres educados. El centro se vincula a las escuelas cercanas y se liga a la problemática del entorno. Se incorpora a las celebraciones comunitarias, se liga a los procesos productivos, se implica en la solución de los problemas comunes y aprovecha los recursos educativos y pedagógicos de la comunidad, lo que implica superar esos diagnósticos de meras carencias, para abrirse a detectar las posibilidades y recursos pedagógicos disponibles como parques, plazas, iglesias, bibliotecas, fábricas, dispensarios, artesanos, artistas, grupos culturales, escuelas utilizadas a medio tiempo o vacías en los días festivos y vacaciones…, en el horizonte de ir avanzando a una sociedad realmente educadora. Se preocupa por la educación de calidad de todos los niños, jóvenes y adultos del barrio, la comunidad (no sólo los del centro), y del país. Defiende y promueve por ello la educación como un bien público, lo que supone educación de calidad para todos y, en consecuencia, defensa de la educación pública. Como expresa textualmente el Documento del XXXVI Congreso Internacional de Fe y Alegría (Caracas 2005), “Fe y Alegría se considera educación pública de gestión social, abierta a todos sin ningún tipo de discriminación. Como educación pública, Fe y Alegría se siente corresponsable con el Estado en brindar a los más pobres una educación integral de calidad, pues no ignora que la inmensa mayoría de los niños y jóvenes pobres van a escuelas estatales u oficiales. Por ello, Fe y Alegría está decidida a constituirse en vocera y doliente de la educación de los más necesitados; y quiere hacerse cada vez más presente en el debate educativo para compartir con humildad su experiencia y el caudal educativo y comunicacional acumulado en sus 50 años de búsqueda de una buena educación integral en contextos de pobreza y marginalidad, aportando a la elaboración de políticas públicas y brindando su apoyo, en todas las formas, modalidades y dimensiones que le sea posible, para crear alternativas que garanticen a todos una educación integral de calidad” .

+ Se propicia la comprensión crítica de la democracia vivida en la cotidianidad y en la sociedad, pero desde una conciencia ética que haga del individuo sujeto de cambio y protagonista en la construcción de genuinas democracias. Recupera la entraña política de toda genuina educación y cultiva la formación de la conciencia ciudadana, la ética de lo público, la defensa del bien común. Se trata, en definitiva, de que las personas logren entender y experimentar de un modo práctico que sí es posible avanzar en hacer realidad los valores y principios que sustentan la verdadera democracia (participación, crítica, pluralismo, diversidad, justicia, igualdad, respeto, libertad, eficiencia, ética…)y que vale la pena trabajar sin descanso por construirlos y defenderlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 12 de febrero de 2015 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: