Antonio Pérez Esclarín

La construcción del sujeto popular

individuoLa supuesta democracia protagónica en modo alguno ha fomentado en el pueblo la conciencia de la necesidad de constituirse en un sujeto autónomo y productivo, sino que ha agigantado su dependencia y la convicción de que Papá Estado debe dárselo todo para resolver los problemas.

Bajo las proclamas de convertir al pueblo en sujeto de la revolución, solo se ha exacerbado el populismo, que hasta ahora fue posible por los altos precios del petróleo. Con su baja, parece venirse abajo todo el edificio organizativo y conceptual levantado sobre la renta petrolera.

La formación de la conciencia crítica fue sustituida por la ideologización y por la propaganda machaconamente repetida de que el Gobierno ama al pueblo más humilde y que si llegan al poder los de la Oposición que “desprecian y odian al pueblo, le quitarán los beneficios y bienes adquiridos”.

El Ministerio de Comunicación funciona como un excelente Ministerio de Propaganda y personas y medios que sigan empeñados en mostrar la realidad y enseñar a pensar, deben atenerse a las consecuencias. Nunca como hoy, hemos transformado el principio cartesiano de “Pienso luego existo”, en “Pienso, luego soy una amenaza” o en “¡Existo, luego me piensan otros!”.

A la ausencia de formación política o a la perversión de sustituir la política por la ideología, habría que añadir que el desabastecimiento, la escasez, la inflación, la criminalidad e inseguridad están destruyendo las organizaciones sociales. El pueblo tiene bastante intentando sobrevivir a la violencia y haciendo colas interminables para adquirir los alimentos de primera necesidad, las medicinas y los repuestos y objetos imprescindibles.

Por otra parte, los liderazgos y las organizaciones tradicionales están siendo superadas por los dinamismos y pujanzas de las organizaciones que se mueven en los corredores de la irregularidad, la ilegalidad, las mafias, la violencia, el crimen y la delincuencia. De ahí la necesidad de reinventar la política que, entre otras muchas cosas, va a exigir políticos honestos, coherentes y desprendidos, muy cercanos al pueblo, que comparten sus dolores, necesidades, luchas y esperanzas, capaces de interpretar y convertir en proyecto las necesidades y aspiraciones del pueblo.

Urge, en consecuencia, abocarse a la construcción de organizaciones sociales y políticas desde nuevas lógicas de poder, de relaciones de género, de relaciones con la naturaleza y sus bienes que, entre otras cosas, van a exigir vidas más trabajadoras y productivas, más austeras y más solidarias.

Los políticos deben abandonar sus discursos acartonados y escuchar mucho más al pueblo pobre y entender que, a pesar de la violencia y violaciones, de la corrupción y de la impunidad, de las armas y de la criminalidad organizada, la mayoría de la gente que habita en la marginalidad de la sociedad pasa haciendo el bien. Ese heroísmo cotidiano es una reserva espiritual, mística y ética que ha de alimentar las luchas sociales y populares y la refundación de la política.

Un comentario el “La construcción del sujeto popular

  1. Julio Alexander
    31 de enero de 2015

    Reblogueó esto en Desde Mérida…y comentado:
    Una vez más Don Antonio nos brinda luces en el país de extremos y engaños.

    Aprendamos pues.

    @Jalexp1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 31 de enero de 2015 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: