Antonio Pérez Esclarín

Volver a Jesús con mayor radicalidad

Jesus de NazaretSi bien algunos problemitas de de salud me han impedido acompañarles físicamente en este Encuentro de Docentes Católicos, quiero enviarles un saludo fraternal y una palabra de aliento para que en estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo, nos planteemos seguir a Jesús con mayor radicalidad de modo que la educación católica se constituya en levadura en la masa de la educación.

Hoy, más que nunca, necesitamos ser educadores testigos, de fuerte espiritualidad encarnada, de fidelidad rebelde, capaces de “gritar con nuestra vida el evangelio”, que enamoren al seguimiento de Jesús. El testigo comunica su propia experiencia, su pasión, hace seguidores de Jesús. Irradia y contagia vida.

Creo sinceramente que en estos tiempos de tanta confusión y deshumanización, de tanta violencia, de tanta ideología, de tanta retórica hueca, debemos afincar nuestros pasos en las huellas del Maestro, a quien siempre hemos considerado como Camino, Verdad y Vida; es decir, el Camino Verdadero a la Vida, o el Camino a la Vida Verdadera.

El evangelio de Juan (13, 1-17) enmarca en un escenario solemne la aceptación de Jesús del título de maestro. Nos dice que, antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora, quiso darles a los suyos una muestra definitiva de su amor. Y estando sentado a la mesa “se levantó, se quitó el manto y se ciñó una toalla a la cintura. Echó agua en una palangana y se puso a lavar los pies de los discípulos, y luego se los secaba con la toalla que se había atado (…) Cuando terminó de lavarles los pies, se puso de nuevo el manto, volvió a la mesa y les dijo: ¿Comprenden lo que he hecho con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y señor, y dicen bien, porque lo soy. Pues si yo, siendo el señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Yo les he dado ejemplo, y ustedes deben hacer como he hecho yo”.

Está muy clara la lección que Jesús quiso dar a sus seguidores en este momento culminante de su vida: Ser maestro es ponerse a los pies de los discípulos. El camino del maestro es el del servicio y la entrega sin condiciones, hasta la muerte. El auténtico maestro no debe usar el saber o el título como un poder sobre los demás, sino para empoderar, para lavar cansancios y carencias, para hacer crecer a los demás, para liberarlos de las cadenas que los oprimen. Vive en formación pero no para creerse más, sino para servir mejor, en especial a los más carentes y necesitados.

Si Dios es Amor, nuestra única respuesta sólo puede ser el amor. Lo extraordinariamente bello y asombroso del evangelio de Jesús es que mi respuesta de amor al amor de Dios pasa por el amor al hermano necesitado. Si creo que Dios es Padre-Madre de todos, que quiere nuestro bien y nuestra felicidad, mi respuesta no puede ser otra que hacerme hermano de los demás y trabajar sin descanso para lograr el bien y la felicidad de todos..Dios como tal no me necesita, pero sí me necesita en sus otros hijos. Yo puedo ser la boca de Dios para dar una palabra de consuelo al afligido, los ojos de Dios para que todos se sientan mirados con respeto y con cariño, las manos de Dios para tenderlas al necesitado, el corazón de Dios para amar a todos. La religión que le agrada al Padre es que vivamos como hermanos, que compartamos el pan, que combatamos las injusticias, que nos perdonemos y queramos. Se trata, más que de ofrecer sacrificios, de ofrecerse uno, de vivir como un regalo para los demás.

Jesús vino a plantearnos nada más y nada menos que la más profunda de todas las revoluciones: la revolución del corazón. Se trata de cambiar el corazón endurecido, egoísta, encerrado en sí mismo, por un corazón sensible, misericordioso, abierto a los demás.

De muy poco servirá que intentemos cambiar las estructuras políticas, económicas y sociales, si no cambiamos los corazones. La lucha por la paz y la justicia debe comenzar en el corazón de cada persona. No seremos capaces de romper las cadenas externas de la injusticia, la violencia, la miseria, si no somos capaces de romper las cadenas internas del egoísmo, el odio, el consumismo, que atenazan los corazones. Frente a la terrible crisis de valores que vivimos hoy, Jesús nos propone un rearme moral, un cambio radical en la escala de valores: el egoísmo debe ser sustituido por la solidaridad, la violencia por la mansedumbre, el consumismo por la austeridad, la exclusión por la inclusión, el odio por el amor. No derrotaremos la corrupción, que actualmente corroe la entraña de la sociedad, con corazones apegados al lujo y al tener; no construiremos participación y democracia con corazones ávidos de poder; no estableceremos un mundo fraternal con corazones llenos de odio y de violencia.

Seguir a Jesús puede y debe ser una aventura apasionante que nos llenará de vida para así poder derramarla sobre los demás. Educar al estilo de Jesús es continuar su proyecto de establecer el reino de la fraternidad y del amor. Educar no puede ser meramente un medio para ganarse la vida, sino un medio para ganar a la vida a los demás, para enseñar a vivir con sentido y con proyecto, para defender la vida, para dar la vida de modo que todos la tengan en abundancia. Es esencialmente una vocación de servicio.

Mis últimas palabras quieren ser un ferviente llamado al coraje, a la innovación y a la esperanza. No son tiempos para educadores pusilánimes, rutinarios, acobardados. Son tiempos para educadores valientes, corajudos, al estilo de Jesús. Y porque estoy seguro que todos ustedes se esfuerzan por serlo cada día más plenamente, mis más sinceras felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 10 de noviembre de 2014 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: