Antonio Pérez Esclarín

EDUCACIÓN DE CALIDAD PARA TODOS

gestion-de-calidadLa Constitución Nacional y la Ley Orgánica de Educación garantizan educación de calidad a todas y todos los estudiantes de Venezuela. Eso es apuntar muy alto y se van a requerir grandes transformaciones, y los esfuerzos y colaboración de muchos y por mucho tiempo para que eso deje de ser meramente una proclama o un buen deseo y pase a ser una realidad. Porque a pesar de los esfuerzos en dotación y aunque se ha aumentado considerablemente el porcentaje del PIB destinado a la educación, hay una preocupación y un consenso generalizados sobre la necesidad de elevar la calidad de la educación, por considerar que no responde a las exigencias de la necesaria formación humana, ciudadana y productiva.

En Venezuela, la calidad de la educación es una asignatura pendiente. Por supuesto que el concepto de calidad es de una terrible ambigüedad, y está cargado de connotaciones éticas, ideológicas y políticas, pues depende del concepto de educación que uno tenga, que a su vez tiene que ver con el modelo de hombre y de sociedad que se pretende. Por ello, existen tantas concepciones de calidad como concepciones de la educación y de la filosofía del ser humano.

De ahí la importancia de que participemos todos en la consulta por la calidad promovida por el Ministerio del Poder Popular para la Educación, de modo que nos involucremos a pensar la educación que queremos y contribuyamos a mejorarla sustancialmente, dentro del marco que nos señala la Constitución Nacional.

Como un aporte al necesario debate y a la construcción de un concepto y una práctica de una educación de calidad, les ofrezco mi propia visión, sustentada en más de cuarenta y tres años de búsquedas y propuestas como educador popular para que “la educación de los pobres no sea una pobre educación”.

Para mí la educación es de calidad si responde a las realidades de los destinatarios y contribuye al desarrollo de sujetos libres, activos y conscientes, con capacidades (saberes, conocimientos, habilidades, actitudes y valores) para incidir en la mejora de su calidad de vida y en la transformación de su entorno social.

Educación que permite a todos, sin excepción, el desarrollo de sus talentos y capacidades creativas, de modo que cada uno pueda responsabilizarse de sí mismo y alcanzar su plenitud profundizando la conciencia de su dignidad humana y su vocación de servicio. Educación que capacita para aprender a la largo y ancho de la vida, y despierta el gusto por superarse permanentemente, que fomenta la creatividad, la libertad y el amor. Educación, en consecuencia, que enseña a vivir y a convivir, a defender la vida, a dar vida para que todos podamos vivir con dignidad y desarrollar nuestra misión.

En definitiva, la educación será de calidad si forma personas y ciudadanos de calidad, con capacidad de insertarse activamente en el mundo del trabajo y de la producción, y realmente comprometidos con el bien común.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17 de mayo de 2014 por en Artículos de Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: