Antonio Pérez Esclarín

LOS DESAFIOS DE LA EDUCACIÓN INCLUSIVA EN AMERICA LATINA

Congreso Internacional 2013Conferencia inaugural en el XLIV Congreso Internacional de Fe y Alegría que se reunió en  Sao Paulo, Brasil, con la temátaica “La Educación Inclusiva en la Misión de Fe y Alegría”

Hoy ha entrado con fuerza en educación el discurso de la inclusión y de la calidad con equidad que prevengan el fracaso y garanticen el acceso, permanencia  y egreso exitoso  de todos, en especial de los alumnos de los sectores más desfavorecidos y vulnerables.  Hay que decir, además, que la comunidad internacional ha otorgado el carácter de derecho a esta aspiración a una educación más inclusiva para todos los alumnos, como lo refrendó  Naciones Unidas en 2006, y que pareciera haber  voluntad política, reafirmada en   múltiples reuniones, conferencias y congresos, al más alto nivel, para avanzar en esa dirección (144 ministros apoyaron la reunión de la UNESCO/BIE en el 2008 sobre la educación inclusiva).

 

Es importante resaltar que asumir  la educación inclusiva  desde la perspectiva de “los derechos” no es un paso retórico más, sino un cambio de sustantivo, pues mientras que en la Declaración de Salamanca (UNESCO, 1994), la educación inclusiva es vista como un principio, esto es, como un criterio orientativo, moralmente importante, pero que no necesariamente compromete a sus destinatarios, al definirla como  derecho positivo  obliga a las autoridades a crear las condiciones para su disfrute efectivo, removiendo en su caso, las circunstancias u obstáculos que impidan su ejercicio, pues de lo contrario estaríamos ante situaciones de discriminación.

  Sin embargo, la realidad educativa y la realidad social nos  indican que muchas de estas acciones en la práctica no pasan de ser un listado de buenas intenciones. No son problemas de legislación, sino de aplicación de las leyes existentes. Según los datos que arroja el informe de seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo, publicado por la UNESCO (2010), 72 millones de niños en el mundo no pueden ir a la escuela porque han nacido en un contexto de exclusión social o económica, o en el seno de una familia pobre. A esta dramática cifra deben sumarse otros 71 millones de adolescentes para quienes las puertas de la educación secundaria permanecen selladas. Pero además, muchos de los que sí tienen acceso a la educación no habrán adquirido  las competencias básicas para una plena participación en la vida social y económica al finalizar su vida escolar. Esta exclusión de niños y adolescentes, sumada a la baja calidad de la educación impartida a los más desfavorecidos, contribuye a engrosar las cifras del analfabetismo de los adultos -que son ya hoy en día más de 759 millones en el mundo- y a profundizar la fractura social. La brecha entre los más y los menos favorecidos es aún muy grande, lo que muestra que los esfuerzos son aún insuficientes dada la magnitud del problema.  Las leyes aseguran que la escuela debe ser inclusiva, abierta a todos por igual, que asuma la diversidad y se adapte a las necesidades de los educandos en vez de adaptarlos a la escuela,  y prevalece la visión de la educación como una estrategia fundamental que debe contribuir a generar una sociedad cada vez más justa y democrática, favorecer la integración e inclusión de todos los sectores sociales y ayudar a reducir las desigualdades.  Lamentablemente, a pesar de las buenas intenciones, leyes y esfuerzos, la escuela sigue produciendo más fracasos que éxitos, trata mucho mejor a los privilegiados  que a los pobres y convence a los que fracasan de que son inferiores.  No sólo los mejores alumnos son los mejores por razones familiares, económicas  y sociales, sino que se benefician de una oferta escolar de mejor calidad, y la tan celebrada igualdad de oportunidades meritocrática acentúa esa desigualdad.  En consecuencia, el desafío exige trabajar con mayor esfuerzo y entrega para  avanzar hacia sistemas sociales más igualitarios y sistemas educativos más inclusivos y equitativos, garantía de genuinas democracias.

 

Un mundo de exclusión

 No es tarea fácil, sin embargo,  asumir en serio el tema de la inclusión en un mundo  que está  estructuralmente organizado para excluir a los débiles  Se excluye a multitudes por motivos económicos, raciales, políticos, religiosos, personales, por cuestiones de género, por motivos sexuales, por problemas  de salud o por alguna discapacidad. Hasta me atrevería a afirmar que el discurso y la ideología hoy dominantes que promueven la   competitividad,  la eficiencia, la meritocaracia e incluso también algunas concepciones de la calidad, llevan en su entraña la raíz de la exclusión de los débiles. De hecho, vivimos en un mundo donde imperan el darwinismo social y también  el darwinismo educativo en que sólo sobreviven los más fuertes, es decir,  los que cuentan con más privilegios, ventajas y recursos para competir y triunfar.

 En un mundo donde podríamos caber todos y vivir con dignidad, a millones de personas se les excluye incluso del derecho  fundamental  a la  vida, o a una vida digna. Mueren de hambre, de enfermedades asociadas a la miseria y fácilmente erradicables si la humanidad recuperara la sensibilidad y la compasión, víctimas de guerras  absurdas o por la violencia que crece silvestre en un mundo sin rumbo, que valora el tener sobre el ser pues “vales lo que tienes; si no tienes no vales, no cuentas” y donde ante el relativismo ético que vivimos, crece silvestre la corrupción, la especulación, la delincuencia, la violencia de todo tipo. El “amaos los unos a los otros” de Jesús lo estamos sustituyendo por “armaos los unos contra los otros”.  Mundo en el que, para salvar los sistemas financieros se toman medidas que suponen la exclusión e incluso muerte de millones de víctimas inocentes. Como ha escrito Pagola, “alimentado por el deseo insaciable de riqueza, el actual  sistema económico-financiero, ha pervertido la economía, pues lo que busca no es ya la producción de los bienes y servicios necesarios para la comunidad humana, sino la acumulación de riquezas en manos de las minorías más poderosas de la tierra. Este sistema tiene su propia lógica: aparta la economía del bien común de la sociedad; no soporta ningún control o regulación que trate de limitar su voracidad; promueve la competitividad implacable anulando las posibilidades de una cooperación cada vez más necesaria…Es una monstruosidad desarrollar una competitividad salvaje que hunde en el hambre a millones de personas y no se detiene ni ante la destrucción del Planeta. Es una aberración el actual imperio financiero que ha logrado en estos momentos que el capital productivo en el mundo ronde los 35 trillones de dólares, mientras el capital especulativo puede estar entre los 80 a 100 trillones…  Dos tercios de la Humanidad se hunden en la miseria, la destrucción y el hambre en países cada vez más excluidos del poder económico, científico y tecnológico. Por otra parte, el sistema de producción y consumo ilimitado no es sostenible en una tierra pequeña y de recursos limitados: la degradación creciente del equilibrio ecológico nos

está conduciendo hacia un futuro cada vez más incierto de la biosfera y del destino del ser humano”[1].

A la cruda y espantosa miseria de miles de millones de personas, habría que añadir la creciente miseria humana y espiritual de los satisfechos. Millones se deshumanizan al tener que vivir en condiciones inhumanas, otros se deshumanizan al volverse insensibles ante el dolor de sus semejantes. Las desigualdades se agigantan de un modo vergonzoso entre países y entre grupos dentro de cada país. Bernardo  Klisberg enumera una serie de escándalos éticos y asegura que el mayor de todos y raíz de los demás,  es la desigualdad. Nunca como en nuestros tiempos, el mundo había sido tan injusto y  tan desigual: El 1% de los más ricos  tiene el 43 % del patrimonio de la tierra, es decir, son dueños de casi la mitad del planeta, mientras que el 50% más pobre sólo es dueño del 2% del planeta. Los 225 personajes más ricos en el mundo acumulan una riqueza equivalente a la que tienen los 2.500 millones de habitantes más pobres.  Los tres personajes  más acaudalados del planeta tienen activos que superan el PIB (Producto Interno Bruto) combinado de los 48 países más pobres. Mil doscientos millones de personas viven con menos de un dólar diario, mientras que unos pocos multimillonarios aumentan sus fortunas en 500 dólares cada minuto.

 

 Como consecuencia de esta injusticia que clama al cielo, surge el escándalo del hambre. La humanidad está en condiciones de producir alimentos para más de 10 mil millones de personas, de sobra para alimentar adecuadamente a los siete mil millones que habitamos el planeta tierra. Sin embargo, mil doscientos millones de personas padecen hambre permanente, hambre que mata realmente.  Según la ONU, cada tres segundos, muere un niño de hambre, 1.200 cada hora. El hambre produce una matanza diaria similar a todos los muertos que ocasionó la bomba nuclear sobre Hiroshima.  Sin embargo, si la  humanidad se lo propusiera seriamente, el hambre podría ser derrotada hoy  fácilmente. Según la ONU. con el 1% de lo entregado por los gobiernos para salvar la crisis bancaria en el 2010, sería suficiente para erradicar hoy mismo, el hambre en el mundo. Por ello, Jean Ziegler, exrelator especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación, no vacila en catalogar al actual orden mundial como asesino y absurdo: “El orden mundial no es sólo asesino, sino absurdo; pues mata sin necesidad: Hoy ya no existen  las fatalidades. Un niño que muere de hambre, muere asesinado”.

América Latina: el continente de mayor inequidad

Se viene repitiendo que América Latina es el continente de mayor inequidad, con la más injusta distribución del ingreso. De hecho, si es innegable que en algunos países se han tomado políticas osadas para erradicar la pobreza y el hambre, todavía abunda demasiado la miseria y resultan cada vez más escandalosas las diferencias entre el grupito de privilegiados y las mayorías que tienen serias dificultades para vivir dignamente o sencillamente vivir. Por ejemplo, América Latina produce alimentos para dar de comer adecuadamente a 1.800 millones de personas, es decir, a tres veces su población. Sin embargo, el 17% de los niños están desnutridos y son millones los que pasan hambre.

Por otra parte, arropada por  un  discurso abiertamente inclusivo y justiciero, germina y brota con fuerza  una corrupción desaforada que levanta nuevos ricos que exhiben sin el menor pudor sus súbitas riquezas; otros muchos utilizan los recursos públicos como si fueran propios o los reparten como limosnas para ganarse las voluntades de los mayorías, con el creciente peligro de que las necesarias ayudas sociales terminen desestimulando el esfuerzo y contribuyan a reproducir la pobreza. Hoy, una gran  parte vive de las ayudas sociales más que de los ingresos de sus trabajos y estos grupos pasan a ser “clientes” o “deudores” antes que ciudadanos y actores de la sociedad.  Incluso,  detrás de elocuentes discursos por una educación decididamente inclusiva, se puede ocultar la raíz de una exclusión más inmoral de todos aquellos que no siguen las  políticas de los que mandan o se atreven a criticarlas. Puede resulta en verdad de un cinismo  muy cruel y totalmente opuesto al sentido de la verdadera inclusión, incluir para egresar sujetos excluidores, es decir, utilizar la educación, supuestamente inclusiva,  para transmitir una ideología que impida a los educandos considerar la diversidad como riqueza  y lleve a rechazar a los que no piensan como ellos o no disfrutan de  las mismas condiciones económicas y sociales.

 Lo que en América Latina  más diferencia al núcleo con mayores ingresos de los demás es su perfil educativo. Los pobres están doblemente penalizados: a su condición de pobreza suman sus dificultades para el acceso y la permanencia en los centros educativos y la baja calidad de los servicios recibidos. No todos los alumnos llegan a la escuela en las mismas condiciones, ni todos reciben lo mismo de ella. La proclamada igualdad de oportunidades se convierte en un extraordinario mecanismo para mantener o agrandar  las desigualdades. Los alumnos de familias privilegiadas gozan de ambientes familiares y de establecimientos educativos que estimulan sus autoaprendizajes, cuentan  con padres cultos que les ayudan en sus tareas y tienen  capacidad para exigir,  entran desde muy temprano en contacto con los medios tecnológicos y culturales, asisten a un preescolar, van después a un colegio privado o a los públicos de mayor prestigio, que están  bien dotados de recursos pedagógicos, y, por lo general, funcionan  bien, que seleccionan a los profesores mejor capacitados,  y en el que raramente se pierde un día de clases, y hasta pueden contar con profesores  particulares para adquirir refuerzos y superar sus deficiencias. De este modo,  salen mucho mejor capacitados para acaparar los puestos más codiciados  en las universidades públicas o continúan en las privadas de mayor prestigio,  con lo que luego obtienen los  puestos de trabajo más prestigiosos y mejor remunerados, y de este modo se reproducen las desigualdades sociales.

Frente a las oportunidades de las familias más privilegiadas, los alumnos de las familias pobres,  que tienen como principal objetivo asegurar la comida diaria no suelen tener acceso en sus casas a los medios culturales y  tecnológicos, con frecuencia sus padres son analfabetas o sólo cursaron los niveles educativos primarios,  no  van  en su mayoría al preescolar, nivel y modalidad con creciente reconocimiento como factor esencial para una mayor equidad social y para un mejor desempeño educativo futuro de los alumnos.  Incluso muchos de ellos,  la necesidad de trabajar les va a impedir  ir a la escuela.  Los que lo hacen, son inscritos en escuelas  por lo general, mal dotadas, con escasos recursos, en las que se suspenden clases por numerosos motivos, la falta de agua, el difícil acceso cuando llueve, la ausencia de la maestra, o por asuntos gremiales.  Los maestros, algunos  de ellos verdaderos héroes,  se sienten solos y muchos   terminan desmotivándose por la falta de formación y de acompañamiento, y tratan de emigrar a los  centros educativos de mayor prestigio.

 

Fe y Alegría y la educación inclusiva

Para Fe y Alegría,  la educación inclusiva es la única educación moralmente defendible pues  pertenece al universo de la ética, la justicia social, la democracia profunda y la equidad, que se oponen a la lógica imperante de la eficiencia, la rentabilidad y la meritocracia. En consecuencia,  abordar el tema de la inclusión no puede ser un planteamiento retórico o para seguir las modas, sino una exigencia de nuestra identidad. Desde los inicios, nuestros fundadores optaron por la educación por considerarla el medio más idóneo para incluir a las multitudes a las que se les negaba e impedía una vida digna.  Por ello, Fe y Alegría  optó por  los sectores  más marginados y vulnerables, y se esforzó por proporcionarles una educación de calidad, pues  la educación de los pobres no podía ser  una pobre educación. Por eso, Fe y Alegría levantó las banderas de la mejor educación para los que están en condición peor, y su ya larga historia de 58 años es una búsqueda incesante de experiencias y modalidades por mejorar la educación, por proporcionar  a los educandos los medios indispensables para evitar su exclusión escolar y social,  garantizar su éxito  que les permita incluirse productivamente en la sociedad y trabajar por transformarla, es decir, por hacerla más inclusiva. De ahí que se buscó que las primeras escuelas fueran, en lo posible,  centros de compensación de las desigualdades de origen, y a pesar de la falta de recursos y de no contar en  esos tiempos fundacionales  con ninguna ayuda del Estado, empezaron a funcionar también en ellas comedores escolares, roperos, dispensarios médicos, y las puertas se abrieron no sólo a los niños y jóvenes, sino a todos los miembros de la comunidad. Durante el día, acudían a clases los niños y jóvenes, y en las noches y fines de semana los adultos, con los que se iniciaron cursos de alfabetización, capacitación laboral, higiene y salud, economía familiar, fortalecimiento de la pareja y la familia, atención y cuidado de los hijos, y se organizaron cooperativas de ahorro y de consumo. Las escuelas eran también capillas para alimentar una fe comprometida con la justicia y  el servicio, y sobre todo, hogares, pues desde el comienzo Fe y Alegría que quiso identificarse con un corazón con tres niños agarrados de las manos, consideró el amor como su principal principio pedagógico. Por ello, también siempre ha trabajado arduamente  por la formación humana, social, pedagógica y espiritual de los maestros, facilitadores y comunicadores pues todas las evidencias indican que el educador es la pieza clave para una educación inclusiva y de calidad. Un maestro cercano, una profesora cariñosa puede suponer la diferencia entre un pupitre vacío y un pupitre ocupado, entre una vida superficial y una vida entregada al servicio a los demás.

¿Por qué, entonces, abordar también nosotros  el tema de la inclusión? ¿Será porque, a pesar de tantos esfuerzos y búsquedas, estamos comprendiendo que el problema de la inclusión es realmente difícil y complejo y que, a pesar de nuestras buenas intenciones, también nosotros estamos penetrados por unas prácticas excluyentes y por una cultura que considera la exclusión como un fenómeno natural? Son muchos  los mecanismos, evidentes o velados, que utilizan los centros y programas educativos para excluir a los más débiles, negándoles el acceso o permitiendo luego que se vayan quedando en el camino.   No podemos ignorar que provenimos de un sistema educativo organizado para excluir a  los débiles, y que la exclusión escolar reproduce y consolida la exclusión social. Son precisamente los alumnos que más necesitan de la escuela los que no ingresan en ella, o los que la abandonan antes de tiempo, sin haber adquirido las competencias mínimas esenciales para un desarrollo autónomo, para insertarse productivamente en la sociedad y para una sana convivencia democrática. Todos crecimos viendo como muy normal y natural que sólo avanzaran los más dotados y que los alumnos más carentes, rebeldes, agresivos y violentos  se fueran quedando en el camino,  a los que además se les culpaba de su fracaso, sin tomar para nada en consideración su situación de desventaja. Además,  posiblemente muchos de nosotros provenimos de colegios y universidades privadas y  hemos disfrutado sin el menor cuestionamiento de sus ventajas y sus políticas excluyentes de todos aquellos a los que se les niega el acceso por no contar con los recursos suficientes.  Y nos pareció perfectamente normal y hasta justo que, al estar mejor  formados, fueran para nosotros los  cargos de mayor prestigio y mejor remunerados.

Se nos educó, en definitiva,  para mostrar una gran indiferencia ante las diferencias. Terminamos aceptando que las  escuelas de los pobres fueran unas pobres escuelas, y que la pobre educación reprodujera las brechas sociales. En un mundo regido por las leyes del mercado y de la competitividad,  cada vez es más evidente que la educación, en lugar de ser un medio para democratizar la sociedad y compensar las desigualdades de origen, suele serlo para agigantar las diferencias: “buena”  educación para los que tienen posibilidades económicas y capacidad para reclamar y exigir, y pobre o pésima educación para los más pobres. ¿Cómo leer el fracaso desde la escuela y desde la sociedad y no desde los alumnos? ¿Cómo dejar de preguntarnos por qué fracasan en la escuela la mayoría de los alumnos más necesitados, y preguntarnos más bien por qué fracasa la escuela con ellos? Detrás de cada alumno que fracasa, se oculta el fracaso del sistema educativo, el fracaso del maestro, el fracaso de la familia, el fracaso de la sociedad, el fracaso del Estado. Posiblemente, un alumno fracasa porque no somos capaces de brindarle lo que necesita.

 Necesitamos por ello una nueva cultura y  un nuevo modo de pensar que revise los múltiples mecanismos de exclusión, confronte  creencias profundamente arraigadas en nosotros, y trabaje por educadores, centros y programas abiertamente inclusivos.

 

Los desafíos de la educación inclusiva

 

A.- Brindar educación a todos y retenerlos en el sistema educativo

Como venimos repitiendo, el problema de la inclusión es mucho más complejo de lo que se nos quiere hacer creer y supone enfrentar grandes desafíos. El primero de ellos  es seguir trabajando para que en el 2015  se cumplan las metas del Milenio de modo que no haya un solo niño, niña o joven en América Latina sin acceso a la  educación. Este desafío supone no sólo crear muchos nuevos centros educativos dignos y bien dotados, sino también abrir las puertas de las escuelas y programas educativos  a todos  aquellos que siempre las tuvieron cerradas,  es decir,  incluir a los que nunca tuvieron  oportunidades, sino retenerlos en el sistema educativo el mayor tiempo posible para que no lo abandonen. Esto va a suponer centros educativos al servicio de la diversidad  de los alumnos, que traten de compensar las desigualdades de origen, y con una pedagogía activa, pertinente y productiva, para que los alumnos se sientan a gusto estudiando y palpen la utilidad y pertinencia de sus estudios.

 América Latina y el Caribe están cerca de lograr la universalización de la educación primaria, pero todavía hay 2.9 millones de niños y niñas fuera de la escuela (cerca de un 4% de la población en edad de cursar el nivel) y los que llegan al último grado de la enseñanza primaria alcanzan a 86 por ciento en la región (UNESCO 2011). El porcentaje de excluidos, con pequeñas fluctuaciones, se ha mantenido en los últimos años, lo cual significa que es necesario desarrollar otro tipo de estrategias y políticas para llegar a estos estudiantes difíciles de alcanzar. La no escolarización se debe más al ingreso tardío o a la deserción que al hecho de no matricularse en la escuela. Cerca de 1/3 de los niños ingresa tardíamente, y el promedio regional de deserción en el primer grado es de un 3,7% llegando en algunos países al 14 o 18% (UNESCO 2011).

Actualmente la educación secundaria es considerada un piso mínimo para salir de la pobreza, desarrollar la ciudadanía y tener mayores oportunidades de acceder al mundo laboral. Sin embargo este nivel educativo ya no garantiza la movilidad social porque cada vez son necesarios mayores años de estudio y niveles de conocimiento para  acceder a los empleos más productivos. En algunos países ya se advierten señales de vulnerabilidad a la pobreza y la exclusión entre quienes completan la educación secundaria (CEPAL 2010). La culminación de la secundaria es todavía una asignatura pendiente  y está fuertemente condicionada por el origen social de los estudiantes. Mientras ocho de cada diez estudiantes procedentes de los estratos sociales altos culmina el ciclo de la secundaria, para los alumnos más pobres esta proporción cae a dos de cada diez.

Enfrentar esta realidad va a exigir también  la multiplicación de programas de capacitación laboral y fuerte formación humana, dirigidos a los que abandonaron el sistema o fueron expulsados, que los dote de herramientas para incorporarse activamente al mundo del trabajo y también puedan reinsertarse en el sistema de la educación formal. Pero estos programas alternativos deben ser de verdadera calidad, pues sería absurdo que los que acuden a ellos se vuelvan a encontrar  con la misma metodología y ambiente que les llevó antes  a abandonar la educación.

B.- El desafío de la calidad

El segundo desafío es aumentar la calidad, de modo que  proporcionemos  a todos los alumnos las competencias esenciales productivas y ciudadanas para que puedan incorporarse activamente en la sociedad y ejercer sus derechos esenciales El derecho a la educación va mucho más allá del acceso, aunque es un primer paso, ya que exige que ésta sea de calidad y logre que todas las personas desarrollen al máximo sus múltiples talentos y capacidades.Lamentablemente, los avances en la cobertura no han sido acompañados de un mejoramiento sustantivo de la calidad de la educación, especialmente la que se ofrece a los estudiantes de contextos más desfavorecidos, por lo que su mayor acceso a la educación no ha supuesto necesariamente un mayor acceso al conocimiento que les permita participar en igualdad de condiciones en la actual sociedad del conocimiento, acceder al mundo laboral y ser ciudadanos de pleno derecho. Las evaluaciones internacionales muestran los bajos niveles de aprendizaje en América Latina y su desigual distribución entre los diferentes grupos sociales. En consecuencia, el principal desafío en América Latina es avanzar hacia una mayor igualdad en la calidad, que garantice a todos los aprendizajes esenciales.

Hoy está de moda hablar de calidad, incluso de excelencia.  Por ello, debemos comenzar aclarando  qué estamos entendiendo por educación de calidad, dado que la concepción que predomina está atrapada en la lógica de la  eficiencia, la producción y la rentabilidad.   El lenguaje economicista y tecnocrático ha penetrado con fuerza el sistema educativo y ha incorporado una mentalidad propia del mundo de la industria, el mercado, las empresas. Dicha mentalidad y su correspondiente terminología se metió en las políticas educativas, en el discurso de los docentes, en las instituciones de formación docente.  Hoy  se habla sin el menor pudor de recursos humanos o de capital humano,  de insumos, de clientes (los alumnos y  padres de familia),  de gestión educativa, de empresas de servicios educativos, de mercado de productos  pedagógicos, y hasta la palabrita competencia, hoy tan invocada y tan querida, nos viene del mundo empresarial.  De hecho, las propuestas humanistas de calidad que suelen proclamarse, se diluyen a la hora de la verdad, donde se imponen los indicadores de rentabilidad y eficiencia   que pocas veces miden las actitudes y valores, la calidad de las personas y los ciudadanos,   ni toman en cuenta las diferencias de origen,  recursos  y posibilidades de los alumnos, ni su situación socioeconómica y cultural.   De este modo, el aprender a aprender y el aprender a hacer se privilegian, aunque se niegue en las proclamas, sobre el aprender a ser,  el aprender a convivir y el aprender a transformar.  Cada vez más, los valores de justicia, equidad, dignidad humana, solidaridad y convivencia, van siendo sustituidos por la preocupación por la eficacia, por la competitividad, la búsqueda de resultados tangibles, el ajuste a las necesidades del mercado de trabajo y de la economía,  la lucha por disponer de mejores condiciones de salida del sistema educativo ante un mundo laboral escaso, la formación de destrezas básicas, la necesidad de incorporar las tecnologías de la información y la comunicación, etc.

En consecuencia, es urgente que   trabajemos  por una concepción de calidad en torno a metas sociales, políticas, democráticas y humanistas. Educación orientada al desarrollo personal, social y espiritual de las personas.  Educación que permita a cada persona y a todas las personas  desarrollar a plenitud sus talentos y construirse como persona y como ciudadano productivo y solidario. Que le enseñe a ser, convivir, aprender, producir y también transformar este nuestro mundo inhumano para hacer realidad “Otro Mundo Posible” donde todos podamos vivir con dignidad.

En definitiva, para ser de calidad, la educación  debe ligarse   a la equidad,  la justicia y  la humanización. No podemos  aceptar como de calidad una educación que discrimina, que excluye a los necesitados, que deja en el camino a los más débiles, que mantiene y cultiva la conciencia de superioridad. Cuando se habla del fracaso escolar, se señalan sobre todo  los indicadores de lectura, escritura, matemáticas… Pero también fracasan los centros educativos que, aunque egresen alumnos con altísimas calificaciones  y muy bien capacitados profesionalmente, no han logrado sembrar en ellos  el compromiso de trabajar por el bienestar y la vida digna para todos. Se trata de formar personas plenas, honestas, respetuosas, sensibles y solidarias, y no meros profesionales exitosos. Por ello,  la educación es de calidad sólo si  egresa personas y ciudadanos de calidad.

Calidad para todos exige superar la “pedagogía de la pobreza”, es decir, pensar que para los pobres basta con un currículo poco exigente, y egresar alumnos  sin las competencias y saberes necesarios para seguir estudiando o ejercer una profesión adecuadamente. Esto va a suponer  establecer o reforzar los diversos mecanismos compensatorios que permiten nivelar las condiciones de los estudiantes que sufren mayores dificultades para que puedan enfrentar sistemas de promoción que evalúen más homogéneamente, y con estándares más altos, las competencias hoy consideradas básicas para el desarrollo pleno de la ciudadanía social. Se trata, entonces, de nivelar hacia arriba, y no solo de retener en el sistema educativo y hacer egresar a los estudiantes a costa de una menor calidad y eficacia de los procesos de enseñanza. Esto significa, entre otras cosas, velar porque los procesos de promoción automática no se transformen en un desincentivo para el desempeño docente.  Pero no va a ser  tarea fácil evitar el fracaso de los más débiles en un mundo que está organizado para reproducirlo. De ahí la necesidad de practicar la discriminación positiva, es decir, privilegiar y atender mejor a los que tienen más carencias y problemas, para así compensar en lo posible las desigualdades de origen y evitar agrandar las diferencias. Tratar a todo el mundo por igual en un mundo desigual, es favorecer más a los que más tienen, a costa de los que tienen menos. La discriminación positiva implica también que las escuelas cuenten con recursos especializados para atender a los alumnos con graves problemas de conducta y a los que tienen especiales dificultades de aprendizaje.

No puede ser que abandonen la escuela precisamente los que más necesitan de ella. En este sentido, Estado y sociedad deben aunar esfuerzos para que, en los centros educativos que atienden a los alumnos más necesitados, se les garantice a todos las mismas condiciones  que tienen los alumnos de familias privilegiadas.  Esto va a exigir, entre otras cosas,  jornadas de trabajo más extensas y más intensas, dotación de buenas bibliotecas y utilización creativa de ellas, comedores escolares no como fines en sí mismos, sino como medios para favorecer el aprendizaje, salas tecnológicas y programas y capacitación adecuada de los docentes para que utilicen las nuevas  tecnologías como recursos para el aprendizaje, talleres y laboratorios que favorezcan la pedagogía activa y la investigación, canchas deportivas amplias y buenos programas de educación física y deportes, lugares para estudiar e investigar con comodidad, actividades extraescolares atractivas. La experiencia demuestra que, para promover la calidad, no es suficiente la dotación de recursos (incluyendo los textos y las computadoras) o proporcionar alimentación a los alumnos sin una transformación de la pedagogía y una reorientación de las actividades y tiempos escolares. La inclusión va a exigir, sobre todo, trabajar para lograr los mejores maestros y profesores, con vocación de servicio, orgullosos de su profesión, con expectativas positivas de sí mismos y de cada uno de sus alumnos, motivados y que disfrutan enseñando, en formación permanente, ya no para engordar currículos, sino para desempeñar mejor su labor y servir con mayor eficacia a los alumnos, sobre todo a los más carentes y necesitados, capaces de impulsar una pedagogía que promueva la motivación, autoestima y deseos de aprender de sus alumnos.

Por todo esto,  si en verdad se busca que la educación ayude a los pobres a salir de la pobreza, primero habrá que combatir la pobreza con políticas sociales eficientes y equitativas, y en segundo lugar habrá que sacar a la propia educación de la pobreza y combatir la pobreza económica y también pedagógica de numerosos educadores. Esto va  a exigir aumentar  la inversión en educación y en las políticas sociales que la posibiliten y favorezcan, de modo que se garantice la transparencia, la  equidad y el buen uso.

Para mejorar la calidad de las escuelas hay que hacer que los alumnos estén bien atendidos, se sientan bien en su escuela y aprendan de manera óptima lo que necesitarán para su vida en la sociedad. Necesitan pues una escuela en la que se viva en un ambiente agradable pero exigente, en el que los docentes y directivos garanticen un bienestar colectivo, en un clima de respeto mutuo, de tolerancia ante lo diverso y de no tolerancia ante la agresividad y la violencia. Los docentes deben ser excelentes profesionales, capaces de motivar y llevar a sus alumnos hacia temas nuevos, que generen curiosidad y produzcan muchos aprendizajes valiosos y duraderos.

Una educación inclusiva, orientada a garantizar el éxito de todos, debe tomar en consideración algunos elementos que, según varias investigaciones, son  fundamentales para garantizar el éxito de todos los alumnos. En primer lugar, un fuerte liderazgo técnico pedagógico del equipo directivo.  Necesitamos directivos expertos en humanidad y en pedagogía, promotores de entusiasmo, formación e innovación,  para que sus educadores se vayan entendiendo  como constructores  de caminos y no como dadores de programas y caminadores de sendas abiertas por otros; como protagonistas de los cambios necesarios, como investigadores  en la cotidianidad de las aulas y escuelas, lo que sólo es posible si se hace de la reflexión permanente , de la pregunta, del diálogo de saberes, una práctica habitual, si cada uno se asume más como aprendiz que como docente,  lo que supone humildad, un estado de insatisfacción permanente y sobre todo alegría y  disfrute. El educador debe ser una  persona que goza con lo que hace, que acude con ilusión, “con el corazón maquillado de alegría”, a la tarea diaria, porque  entiende y asume la transcendencia de su misión, porque se siente educador, maestro, formador de personas, no por obligación, sino  por vocación.   Los tiempos de incertidumbre y crisis que vivimos, deben espolear el pensamiento crítico y autocrítico, la creatividad y el coraje de los genuinos directivos y educadores. Por ello, frente a la creciente colonización de las mentes, la educación debe orientarse a formar personas capaces de pensar con su cabeza, de pensarse para constituirse en sujetos autónomos de su propia vida, de pensar la educación para transformarla, de pensar un mundo  humano para todos e involucrarse en su construcción.

 

Otro elemento clave para garantizar el éxito escolar lo constituyen las altas expectativas de los docentes sobre las posibilidades de aprendizaje de todos los alumnos. Como lo afirma Fernando Savater con crudeza: “Si yo estoy convencido de que un alumno es bruto y no lo es, pronto lo será”. Los alumnos responden a las expectativas de sus docentes: Si estos creen que tienen frente a sí un grupo de alumnos inteligentes, capaces, maravillosos,  los tratan como a tales y logran que actúen de ese modo. Pero si creen que no saben nada, que son apáticos, brutos, imposibles, terribles, logran que  los alumnos  actúen según esta percepción negativa.  

 

Un tercer elemento clave para el éxito escolar es un clima ordenado y seguro. Si en los centros escolares impera la violencia, el desorden, la indisciplina, va a ser muy difícil o incluso imposible que los alumnos aprendan lo que tienen que aprender.

 

Un cuarto elemento esencial para el éxito  escolar es garantizar a todos los alumnos las herramientas esenciales para un aprendizaje autónomo y permanente: lectura personal y autónoma de todo tipo de textos y del contexto, de los nuevos lenguajes digitales y de la imagen;  escritura, pensamiento lógico-matemático, solución de problemas,  ubicación en el espacio y en el tiempo; y  de aquellas actitudes esenciales para un aprendizaje autónomo y permanente: curiosidad, reflexión, investigación, crítica y autocrítica, deseos de aprender y de hacer las cosas cada vez mejor, exigencia, esfuerzo, trabajo en equipo.

 

Otros factores importantes para el éxito escolar, son la fuerte relación entre el centro educativo y las familias de los alumnos; la buena formación de los docentes y su preocupación por seguirse formando, y no deformando; el que trabajen en un solo plantel; el número de días de clase y   el uso eficiente del tiempo en el aula, pues está bien comprobado que no sólo se pierde el tiempo cuando se suspenden las clases, sino que también se pierde y mucho dentro del aula cuando los alumnos están  dedicados a hacer actividades rutinarias  que no llevan a aprendizajes significativos.  

La educación inclusiva va a exigir también una revisión profunda de la cultura y las  prácticas de evaluación, que suele ser el principal mecanismo de los docentes para excluir a los alumnos. Hay que superar esa pedagogía que convierte la evaluación en un instrumento de control, sanción y exclusión del alumno y sirve para reforzar la distancia entre éste y el profesor, y de los alumnos entre sí. Hay que cambiar hasta donde sea necesario nuestros sistemas de evaluación para “medir lo que valoramos”, en vez de seguir haciendo lo más habitual “valorar solamente lo que podemos medir”.

La educación inclusiva  busca  el éxito y no el fracaso de los alumnos. Este es el criterio que debería guiar a la evaluación, criterio que, sin embargo, está muy lejos de las prácticas habituales.  Hay  docentes que llegan a enorgullecerse de su fracaso. No conozco ningún médico que vaya alardeando por allí de que, de cincuenta enfermos que atendió, sólo le sobrevivieron cuatro. Tampoco conozco ningún ingeniero que se ufane de que la mayoría de los edificios que empieza nunca quedan terminados o se derrumban pronto. Pero sí conozco educadores que exhiben sin el menor pudor su fama de “raspadores”, y hasta se les oye comentar, sin pena, casi con gozo: “De cuarenta alumnos, sólo me pasaron siete”.  Ignoran que el único modo de comprobar la idoneidad de un docente es mediante el éxito de sus alumnos. Si los alumnos salen mal, él también está saliendo mal pues no logró motivarlos y guiarlos para que aprendieran lo que tenían que aprender. Toda evaluación que propone el docente se convierte en su propia autoevaluación a la luz de los resultados de sus  alumnos.

Una educación   inclusiva no culpa a los alumnos de su fracaso. Si los alumnos no aprendieron, habrá que revisar el contexto y la experiencia de aprendizaje para ver qué está funcionando mal: el método, la motivación, los materiales, los conocimientos previos, las estrategias…, para introducir las modificaciones necesarias para que los alumnos tengan éxito. La evaluación se convierte entonces en un medio excelente para que el profesor conozca cuáles son las fortalezas y carencias de cada alumno para así poderle brindar la ayuda que necesita.

Es  en consecuencia, muy necesario pasar de enseñar para evaluar, a evaluar para enseñar mejor. Más que juzgar el pasado, la evaluación debe orientarse a preparar el futuro. Evaluación no para clasificar, castigar y excluir, sino para ayudar, para evitar el fracaso, para que,  con la ayuda de todos, todos tengan éxito. Este tipo de evaluación inclusiva no castiga el error, sino que lo asume como una maravillosa oportunidad de aprendizaje. Si todos repetimos que “los errores enseñan”, ¿por qué los castigamos?  Si el error se hace consciente se están poniendo las bases para superarlo.

 

Optar por la inclusión supone trabajar con verdadera decisión y múltiples estrategias  por el fortalecimiento de la educación pública para que sea más eficaz, pertinente y relevante. Ello va a suponer, entre otras cosas, más compromiso e inversión del Estado, y una redistribución de los recursos de un modo más equitativa y eficiente.  Rebajar significativamente los índices de exclusión actuales es una cuestión de derechos, no de mejorar posiciones en el ranking internacional. Entendida como un horizonte, la educación inclusiva –democrática, justa y equitativa– sigue justificando, sean cuales sean los tiempos actuales y por venir, la urgencia de concentrar fuerzas políticas y recursos, inteligencia organizativa y pedagógica, aportaciones de muchos agentes, todos los que puedan albergar todavía una conciencia acorde con el valor esencial de la educación, una educación buena de y para todas las personas. Los fracasos existentes no  son una fatalidad; son algo que se está produciendo social, cultural, política y escolarmente. Por lo tanto, son remediables. Es preciso tomar nota de la realidad, pero dar la batalla a las indiferencias y trifulcas políticas que lo que hacen es empeorar la situación. Los poderes públicos han de proteger y velar por una escuela pública al servicio del bien común de la educación, corregir honestamente la deriva hacia la privatización, liderar un trayecto claro y decidido hacia la inclusión, hacer visible los fracasos, exigir y apoyar a los centros y docentes, centrar sus esfuerzos mucho más en la creación de capacidades, que en la suma de recursos y decretos. Los centros escolares y la profesión docente han de resistir la tentación de culpar exclusivamente a los demás y  recrear, por el contrario, sus márgenes de actuación, de responsabilidad y de rendición pública y democrática de cuentas, reivindicar respaldos sociales y ofrecer confianza y garantías a la ciudadanía. Los tiempos corrientes no son favorables a la inclusión social y educativa, pero quizás tampoco el núcleo de la cultura, la política y las prácticas vigentes y consentidas en la mayoría de nuestras escuelas. Lo primero está fuera de control; lo segundo es una tarea propia e intransferible desde ahora mismo.ES

 

C.- El desafío de una educación ética, ciudadana y  compasiva

En tercer lugar, la inclusión implica dotar a los alumnos de una sólida formación ética, ciudadana y compasiva  para que se conviertan en incluidores y trabajen por un mundo más igualitario y más justo, sin excluidos, donde erradiquemos de una vez la miseria y todos podamos  vivir dignamente.En palabras de Muhammad Yunus, Premio Nóbel de la Paz en 2006: “No hay motivos para que haya pobres en el mundo y espero que llegue un día en que podamos crear un Museo de la pobreza, de forma que los niños se pregunten cómo pudo existir y porqué la aceptamos durante tantos años”. Para ello, debemos alimentar la compasión. Pero no debemos confundir compasión con lástima. La compasión comparte el sufrimiento del otro: padece-con. La lástima no contempla verse en el lugar del otro. La sociedad neoliberal es muy lastimera y poco compasiva; se conmueve y recauda donativos ante las crisis humanitarias, pero no se pregunta por las causas de los desajustes ni se aboca a combatir a fondo la situación. Por otra parte, frente al consumismo que, en el Siglo XXI, es el “verdadero opio del pueblo”, debemos cultivar la austeridad para que  los bienes y recursos de la tierra alcancen a todos.

 Si, como ya dejamos anotado más arriba,  los centros educativos no logran egresar alumnos verdaderamente dispuestos a combatir todo tipo de exclusión y a trabajar por Otro Mundo Posible donde desaparezca la miseria y toda forma de  discriminación,  también han fracaso como centros  de inclusión, y  sobre todo, si vocean su   carácter de cristianos, han fracasado en lograr que sus alumnos hagan suyos  los valores del evangelio. De ahí que los  centros de educación cristianos tienen el deber de invitar  a sus alumnos con mayor radicalidad a que hagan suyo  el proyecto de Jesús: Pasión por el reino  y compasión por las víctimas. 

 

El Reino de Dios fue la verdadera pasión de Jesús, el núcleo de su mensaje, la causa a la que entregó su vida y la razón por la que fue ejecutado. Jesús no vino a enseñarnos una religión, sino un modo de vida. Incluso fue muy crítico de esa religión que había olvidado la compasión y la misericordia y se había vuelto de espaldas a los sufrimientos de las víctimas de un sistema político y religioso que los despreciaba y excluía.

El Reino de Dios es la vida tal como la quiere construir Dios. El Reino de Dios está dentro, no fuera, está en la disposición de servir. Cuando se lucha contra el sufrimiento, cuando se alivia el dolor, cuando se trabaja por una vida más sana, allí está actuando el Reino de Dios.  Si hoy reina la exclusión, la  violencia, la opresión, la miseria, la injusticia, el egoísmo, la insensibilidad, la muerte, Jesús nos invita a construir el reino de la paz, la fraternidad, el servicio, la compasión,  la vida. Un reino donde los últimos serán los primeros. Un reino que prefiere a los pobres y excluidos, a los despreciados y abandonados,   antes que a los  doctos letrados y los puros fariseos, que buscan la santidad cumpliendo al detalle mil preceptos religiosos pero han olvidado las necesidades y sufrimientos de los pobres.

 

Para Jesús, Dios es compasión. La compasión es el modo de ser de Dios. Dios siente hacia sus criaturas lo que una madre siente hacia el hijo que lleva en sus entrañas. Y porque Jesús experimentó a un Dios compasivo, de entrañas misericordiosas,  introdujo la compasión como el principal principio de acción. Por ello, como nos señala Pagola[2], frente al “Sed santos porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo”[3] que regía la espiritualidad de Israel,  Jesús se atrevió a proponer “Sed compasivos como vuestro Padre del cielo es compasivo”[4]. El pueblo judío había terminado por concebir la santidad como el resultado del cumplimiento riguroso de una serie de normas y de leyes, sin sensibilidad para ver el dolor de los pobres, excluidos y rechazados y, en consecuencia, sin atender a sus lamentos ni acudir a remediarlos. Y Dios no quería una religión y un culto que excluía a los impuros y pecadores y no se compadecía de los sufrimientos de las víctimas. Dios ama sin excluir a nadie de su compasión. Con Jesús, la misericordia acogedora sustituye a la santidad excluyente. El reino de Dios es una mesa abierta donde pueden sentarse todos.

“La compasión que Jesús introduce en la historia reclama una manera nueva de relacionarnos con el sufrimiento que hay en el mundo. Más allá de llamamientos morales o religiosos, Jesús está exigiendo que la compasión penetre más y más en los fundamentos de la convivencia humana para rescatar a los perdedores y excluidos, de la desesperación y el olvido…Nunca en ninguna parte se construirá la vida tal como la quiere Dios si no es liberando a estos hombres y mujeres de su miseria y humillación…La ‘autoridad de los que sufren’ es la única instancia ante la cual ha colocado Jesús a la humanidad  entera…Toda ética ha de tenerla en cuenta, si no quiere convertirse en ‘ética de tolerancia’ de lo inhumano. Toda religión ha de reconocerla, si no quiere ser negación de lo más sagrado. Toda política ha de tenerla en cuenta si no quiere ser cómplice de crímenes contra la humanidad. Toda educación ha de asumirla si no quiere convertirse en un mecanismo para reproducir la injusticia. Ser compasivos como el Padre exige buscar la justicia de Dios, empezando por los últimos. El camino hacia un mundo más digno y dichoso para todos, se comienza a construir desde ellos.  Esta primacía es absoluta. La quiere Dios. No ha de ser menospreciada por ninguna política, ideología o religión”[5]

Es hora de que los cristianos, seguidores de Jesús,  hagamos nuestra la compasión de Dios  y tratemos de incorporarla en nuestras vidas, en nuestros trabajos, en las estructuras políticas, económicas, sociales, educativas  y religiosas. Nuestra tarea no es meramente enseñar conocimientos,  sino liberar del mal, sanear la sociedad, ayudar a vivir de un modo más humano. Si es bien cierto que la educación y la religión están  en crisis, no lo está Jesús que tiene más vigencia que nunca. El mundo cambiaría radicalmente si la compasión de Dios se convirtiera en el eje de las culturas, las políticas y las religiones.

Jesús sigue prácticamente inédito y puede convertirse en el espíritu que aliente el mundo nuevo. Ciertamente ¡Otro Mundo es Posible!, y nuestra tarea es cultivar la esperanza y trabajar con él con la pasión y la compasión de Jesús. El proyecto de Jesús sigue vivo y necesita de valientes que lo impulsen. Exige una profunda conversión: cambiar el corazón, los valores, marchar por un camino distinto al que nos proponen los poderosos, los que levantan su poder sobre la manipulación, la insensibilidad  y la injusticia. Seguir a Jesús es hacer nuestros sus  criterios y valores. Jesús nos enseñó con su palabra y con su vida que la compasión, la no-violencia, la humildad, el servicio y el amor son los únicos caminos válidos para construir el Reino, es decir, una sociedad justa y fraternal, como la sueña Dios.

 ¿Qué pasaría en el mundo si los cristianos empezáramos a tomar en serio el evangelio?

 

                                                                 Sao Paulo, 28, 10, 13       


[1] José Antonio Pagola, “No podéis servir a Dios y al dinero”. Una lectura profética de la crisis inspirada en Jesús” (Congreso de la Asociación de teólogos/as Juan XXIII. Madrid, 9 de septiembre de 2012).

 [2] José Antonio Pagola, “No podéis servir a Dios y al Dinero. Una lectura profética de la crisis inspirada en Jesús”.  Ver también “La alternativa de Jesús”, Badajoz, 25 de octubre de 2011.

[3] Levítico 19, 2

[4]  Lucas 6,36.

[5] José Antonio Pagola, “No podéis servir a Dios y al Dinero”, op.cit., pág. 9 y ss.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 4 de noviembre de 2013 por en Conferencias.
A %d blogueros les gusta esto: