Antonio Pérez Esclarín

Que estalle la paz

Es inconcebible y muy contradictorio que un Premio Nóbel de la Paz esté dispuesto a iniciar una nueva guerra. Si por fin el Presidente Obama da la orden de lanzar sus misiles de crucero y Tomahawk contra dispositivos militares sirios, debería, al menos,  tener un mínimo de  coherencia  y devolver el premio nóbel.  La violencia trae consigo  siempre nueva y mayor violencia y las guerras sólo acarrean destrucción y muerte. El argumento para justificar el bombardeo es el mismo que se utilizó para invadir y destrozar  Irak: las armas de destrucción masiva, aunque luego se demostró que nunca existieron tales armas y que las pruebas que se presentaron fueron falsas.   

Aun en el caso de que fuera cierto que el gobierno sirio utilizó armas químicas contra su propia población, no se puede combatir esta barbarie con otra barbarie semejante o incluso mayor. Porque los responsables de ese brutal genocidio (en el caso todavía no comprobado de que fuera cierto)  no pagarán las consecuencias, sino que lo hará la población más indefensa: niños, mujeres, ancianos, personas inocentes, soldados que son también gente sencilla y del pueblo. ¡Nunca los de arriba suelen pagar  las consecuencias de sus actos!  ¿Cuántas  víctimas inocentes morirán en esta nueva aventura guerrerista? ¿Cuántas familias deberán dejarlo todo y desplazarse para huir del bombardeo? ¿Quién será capaz de cuantificar el dolor, la angustia y el miedo?   ¿Cuál será el costo en vidas humanas y en bienes materiales de esa nueva barbarie?  Si se calcula que cada misil cuesta más de un millón de dólares, imagínense  ustedes lo que se podría hacer si todos esos  millones se utilizaran a proteger la vida  y a construir la paz.

pazEl periodista australiano Julian Assange, fundador de WikiLeaks, ha señalado que  la intervención militar de Estados Unidos en Siria ha estado en la agenda militar desde al menos diciembre de 2011, y que la utilización de las armas químicas  le ha brindado una excelente excusa para hacerlo. Según Assange, un cambio de Gobierno en Damasco, beneficiaría a Estados Unidos de tres maneras: primero disminuiría la influencia de Rusia a nivel mundial, en segundo lugar fortalecería a Israel mediante la eliminación de Hezbolá (una de las principales fuentes de apoyo en el Líbano) y tercero completaría el cerco de Irán, cuyo Gobierno desea derrocar EE.UU.

Ante esta situación,  yo quiero unir hoy mi voz al grito valiente del Papa Francisco: “¡el grito por la paz. El grito que dice con fuerza: ¡queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz, queremos que en nuestra sociedad destrozada por divisiones y por conflictos, estalle la paz! ¡Nunca más la guerra!…¡Guerra llama a guerra, violencia llama a violencia. La guerra es siempre un fracaso de la humanidad” Construir una cultura de la paz exige, como nos lo recuerda el Papa Francisco, “mirar al otro como un hermano y emprender con coraje y decisión la vía del encuentro y de la negociación, superando la ciega contraposición.. Que el grito de la paz se eleve alto para que llegue al corazón de todos y que la Virgen María nos ayude a superar también este momento difícil y a empeñarnos en  construir cada día y en todo ambiente una auténtica cultura del encuentro y de la paz”.

Sabias palabras que tienen también una extraordinaria vigencia en Venezuela donde desde hace años vivimos una especie de guerra interna y donde una violencia sin control nos está ocasionando más muertes que las que sufren países que están en auténticas guerras.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 14 de septiembre de 2013 por en Artículos de Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: