Antonio Pérez Esclarín

El pequeño dictador: cuando los padres son las víctimas

El pequeño dictadorAsí se titula un libro, escrito por Javier Urra, psicólogo clínico y pedagogo terapeuta, que fue también el primer Defensor del Menor en España. Urra aboga por una educación de los hijos que sepa combinar el cariño y la firmeza. Si no sabemos hacerlo,  no estaremos ayudando a los niños a crecer seguros y felices.

La firmeza, sin cariño, degenera en autoritarismo y sobreexigencia y desencadena fácilmente en el niño sentimientos de miedo o rigidez. Pero el cariño, sin firmeza, se convierte en el permisivismo del “todo vale”, privando al niño de referencias seguras. Si en el primer caso, el niño corre el riesgo de volverse rígido o temeroso, en el segundo crecerá  inseguro y caprichoso, sin recursos ante las dificultades y, en consecuencia, ante los problemas se deprimirá u optará por salidas superficiales o violentas, convirtiéndose en un verdadero tirano.

La ley del péndulo ha regido también en el campo educativo: de una educación marcadamente autoritaria, estamos pasando a otra permisiva, con la falsa idea de que cualquier frustración causa traumas irreparables.

La descripción que hace Urra de esos pequeños dictadores resulta escalofriante: “El niño en muchos hogares se ha convertido en el dominador de la casa: se ve lo que él quiere en la televisión y se sale a la calle si así le interesa a él, se come a gusto de sus apetencias. Cualquier cambio que implique su pérdida de poder, su dominio, conlleva tensiones en la vida familiar, el niño se vive como difícil, se deprime o se vuelve agresivo.

Sabe que las rabietas y  los llantos le sirven para conseguir su objetivo. Son niños caprichosos, consentidos, sin normas, sin límites, que imponen sus deseos ante unos padres que no saben decir no. Hacen rabiar a sus padres, molestan a quien tienen a su alrededor, quieren ser constantemente el centro de atención, que se les oiga solo a ellos.

Son niños desobedientes, desafiantes. No toleran los  fracasos, no aceptan la frustración. Echan la culpa a los demás de las consecuencias de sus actos. Hay niños de siete años y menos que dan patadas a las madres y estas dicen ‘eso no se hace’, mientras sonríen; o que tiran al suelo el bocadillo que le han preparado y posteriormente le compran una dona o un helado”.

Urra aconseja que, desde el principio, acostumbremos a los niños a no darles todo lo que  piden. Ellos deben valorar las cosas, aprender a esperar, a soñar, a esforzarse por conseguir lo que desean, y a no frustrarse cuando no lo pueden obtener. De no hacerlo, empiezan por no darle valor a las cosas y terminan por no darle valor a las personas.

Es muy positivo hacerles saber que hay otros niños que no tienen juguetes, que no tienen nada, que compartir proporciona felicidad. El niño ha de ser rico, pero más que por las cosas que tiene, por el número de sonrisas que recibe y por el tiempo de calidad que disfruta con sus familiares.

Formar hijos íntegros y humanos no es tarea fácil pues hoy existe una gran presión social y familiar para educarlos en un mundo de consumismos, complacencias, mediocridades y flojera. Por ello, necesitamos padres valerosos, verdaderamente comprometidos en la formación del carácter y el corazón de sus hijos.

Educar exige constancia, entrega, disgustos y sonrisas compartidas. Exige  sobre todo coherencia  y mostrarse como ejemplo de los valores que se quieren inculcar. Educar no  admite desánimo ni vacaciones. Es un programa de vida enmarcado en un clima de alegría, responsabilidad, comprensión, apoyo y exigencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 11 de agosto de 2013 por en Artículos de Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: