Antonio Pérez Esclarín

NUEVAS PALABRAS DEL PAPA FRANCISCO

papa-franciscoEl Papa Francisco continúa sorprendiéndonos  muy positivamente.  Su estilo sencillo, su horror a todo lo que tenga que ver con el lujo y la opulencia,  y su palabra cálida, valiente   y oportuna están trayendo una bocanada de aire fresco a la  Iglesia, tan necesitada de renovación y de acercarse más y más a Jesús y su evangelio.

En estos tiempos de tanto relativismo ético, desconcierto y desorientación, donde pareciera que se impone con cada vez más fuerza la cultura de la muerte; tiempos donde crecen el agnosticismo, el ateísmo práctico, los fundamentalismos, la despreocupación religiosa, y las religiones sin compromiso con la vida y sin fuerza transformadora, debemos volver con radicalidad al Jesús del evangelio, no a ese Jesús domesticado por ciertas religiones e iglesias, al que le han pretendido quitar su pasión por la justicia y su fuerza transformadora.

La adoración al Crucificado la hemos hecho muchas veces de espaldas a los crucificados de hoy, sin esforzarnos por bajarlos de la cruz.  Tiene razón el teólogo alemán J:B.Metz que ha denunciado muchas veces que en la espiritualidad cristiana hay demasiados cantos y pocos gritos de indignación, demasiado consuelo y poca hambre de justicia.

“Si de la abundancia del corazón habla la boca”, es indudable que el Papa tiene un corazón sencillo y compasivo. Por ello, y aprovechando su próxima visita nuestro continente,   quiero brindarles un racimo de  nuevas palabras que nos señalan el camino hacia una nueva evangelización que entienda la fe como servicio al ser humano:

-Me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres.

-Debemos movernos hacia nuestros hermanos y hermanas, y sobre todo hacia los que están más lejos, los que son olvidados, los que necesitan comprensión y consuelo.

-El sufrimiento de inocentes y pacíficos no deja de abofetearnos; el desprecio a los derechos de las personas y de los pueblos más frágiles no nos son tan lejanos;  el imperio del dinero con sus demoníacos efectos como la droga, la corrupción, la trata de personas, incluso de niños, junto con la miseria material y moral son moneda corriente.

-Somos guardianes  de la creación, del designio de Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro, del medioambiente. ¡La persona humana está en peligro: he aquí la urgencia de la ecología humana!

-La religión no consiste en mucho rezar. La religión consiste en esa garantía de tener a mi Dios cerca de mí porque  hago el bien a mis hermanos.

-Los alimentos que se tiran a la basura son alimentos que se roban de la mesa del pobre.

-No sólo los creyentes se salvan.  Me dicen “yo no creo en Dios, soy ateo”. Yo les contesto: “No importa, haz el bien. Nos vemos allá”.

-Los derechos humanos se violan no sólo por el terrorismo, la represión, los asesinatos, sino también por la existencia de condiciones de extrema pobreza y estructuras económicas injustas que originan las grandes desigualdades.

-Cuando no nos preocupamos por la creación y por los hermanos, entonces gana terreno la destrucción y el corazón se queda árido.

-No cedamos nunca al pesimismo y la amargura que el diablo nos ofrece cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 21 de julio de 2013 por en Artículos de Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: