Antonio Pérez Esclarín

BATALLA DE CARABOBO

caraboboLa celebración de un aniversario más de la Batalla de Carabobo, tan decisiva para lograr nuestra independencia definitiva, me lleva a recordar algunos detalles no tan conocidos  de esa transcendental batalla.

El 24 de junio de 1821 llovió sobre el campo de Carabobo.  Los historiadores coinciden en que fue la lluvia y el valor del Batallón Valencey  que se cerró en cuadro de acero, los que le permitieron al jefe realista  La Torre salvarse con el resto de su ejército derrotado en Carabobo.

La lluvia lavó muchas heridas, mitigó la terrible sed de los que se desangraban, puso hielos sobre los que temblaban de escalofríos, y fue embarrando la belleza de aquellos uniformes tan resplandecientes. Porque, en aquellos tiempos, los soldados acudían al combate como si fueran a una fiesta: con su uniforme más vistoso y elegante.

Los doscientos jinetes del Escuadrón Sagrado, que comandaba el Coronel Aramendi, montaban todos caballos blancos y el uniforme era encarnado desde la gorra hasta las botas. Espectáculo imponente debía ser el de este escuadrón compuesto en su totalidad por jefes y oficiales sobrantes en el ejército, a quienes no podían darles mando de tropa, pues había demasiados oficiales para tan  pocos soldados.

La Legión Británica llevaba uniforme verde oscuro y como de lejos parecía negro, los llamaban “los zamuritos”. Y como en el uniforme de los realistas predominaba la tonalidad de un marrón amarillento, se ganaron el apodo de “los tamarindos”.

Bolívar y su Estado Mayor, entre ellos Páez, Cedeño y Plaza, que en ese día iban a comandar las tres divisiones patriotas, amanecieron el día 24 sobre una colina estudiando el despliegue de las tropas realistas. A las nueve se sirvieron un almuerzo. Páez hablaba con vehemencia. Cedeño y Plaza parecían hundidos en el mutismo.

-¿En qué piensa, General Cedeño? –le preguntó el edecán O’Leary.

-Estaba pensando qué bonito muerto haría Plaza.

-Y yo –replicó Plaza rápidamente-, estaba reflexionando en cuál será la bárbara temeridad que le llevará a usted a su fin.

Los dos encontrarían horas más tarde la muerte en el campo de batalla. Cedeño se estrelló contra una masa de infantería del batallón Valencey, y Plaza fue destrozado cuando, enardecido por su valor intrépido, se precipitó sobre un batallón enemigo a rendirlo. También Páez estuvo a punto de morir, pues en plena batalla, le dio uno de sus ataques de epilepsia. Lo salvó un oficial realista, como lo contaría después  el  propio Páez en su autobiografía.

No duró mucho la batalla que fue en extremo sangrienta. Al comienzo, los jinetes de Páez se lanzaron contra el enemigo con inusitada temeridad, y sólo la heroica protección de la Legión Británica los salvó del holocausto a punta de bayoneta. Las cargas de los jinetes que rompieron las filas enemigas y penetraron en su retaguardia hicieron en ese día la diferencia.

Los realistas, viéndose semicercados, intentaron retroceder, se desbandaron, huyeron. Sólo el batallón Valencey, lujo de la disciplina de Pablo Morillo, veterano de las guerras napoleónicas,  se retiró en buen orden, dando la cara a los patriotas. Su valor permitió que se salvaran los jefes españoles La Torre y Morales que fueron a encerrarse tras las murallas de  Puerto Cabello  con el resto de las tropas realistas que lograron salvarse.

Cuando en ese día triunfal de Carabobo, los patriotas recogieron sus cadáveres, encontraron a varias mujeres que habían combatido disfrazadas de hombres.  

Un comentario el “BATALLA DE CARABOBO

  1. nancy figuero
    24 de junio de 2013

    EXCELENTE! INTERESANTE INFORMACIÒN . GRACIAS MAESTRO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 de junio de 2013 por en Artículos de Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: