Antonio Pérez Esclarín

VOCACIÓN DOCENTE: UNA PERSPECTIVA CRISTIANA

DibujoEl libro “Vocación Docente: una perspectiva cristiana” del educador falconiano Moisés Chirino, recientemente editado por San Pablo, es una invitación a asumir en serio la tarea de educar, que más que una profesión, debe asumirse como  un modo de vida. Educar es el arte de acercarse al alumno con respeto y con amor, para que se despliegue en él una vida verdaderamente humana. Educar es, en consecuencia,  algo mucho más sublime, importante y difícil que enseñar matemáticas, lengua, inglés, computación o geografía. Educar es formar personas, cincelar corazones nobles y  generosos, ofrecer los ojos para que los alumnos, todos los alumnos,  puedan mirarse en ellos y verse hermosos, valorados y queridos, para que así puedan mirar la realidad sin miedo y mirar a los otros con respeto y con cariño. Si no es esto, será a lo sumo, adiestramiento, capacitación, preparación para ejercer un oficio o un trabajo, pero no educación. Educar es  contribuir a desarrollar armónicamente  todas las dimensiones y potencialidades del ser humano (cualidades físicas, psíquicas, intelectuales, morales y espirituales), para que llegue a ser una persona digna y feliz.

La educación no puede reducirse a un asunto técnico, pues es esencialmente un asunto ético y humano. Por ello, educar no puede ser meramente un modo de ganarse la vida, sino que tiene que ser un modo de provocar ganas de vivir, con sentido y con proyecto, de defender la vida dondequiera que esté amenazada,  de dar vida para que cada persona pueda realizar su misión en la vida y encontrar la felicidad.  Para los educadores cristianos, educar,  es, en definitiva,  seguir con radicalidad a Jesús, el  Maestro de Maestros, responder a la vocación, es decir al llamado de Dios a que continuemos su obra  creadora, de modo que  cada persona pueda encontrar su plenitud y su felicidad. Jesús nos enseñó con su palabra y con su vida, que Dios es un Padre-Madre de entrañas misericordiosas que nos ama con pasión y quiere que todos vivamos como hermanos.  Dios nos creó por amor, nos quiere sin condiciones, y nos mostró en Jesús el modo de encontrar la plenitud y la verdadera felicidad. Por ello, Jesús es camino, verdad y vida; camino verdadero a la vida;  camino a la vida verdadera.

Estas ideas laten en cada una de las líneas de este libro. Su autor, Moisés Chirino, convence porque vive lo que propone, porque nos asoma a un corazón enamorado de Jesús, y por ello enamorado de su profesión de genuino educador. “Escribo desde la fe”, expresa sin titubeos el autor. Desde una fe que se hace compromiso y servicio;  desde una profunda espiritualidad, comprometida con la defensa de la vida. Por ello, Moisés, fiel a su vocación, es decir a la llamada que Dios le hizo, responde  con la entrega de su vida. En consecuencia, ama su profesión, ama a cada uno de sus alumnos, sobre todo a los más carentes y necesitados, con un amor que se ejerce como atención, cercanía, comprensión; es decir, servicio.

No se le escapa a Moisés que hoy resulta muy difícil educar en una sociedad deseducadora, humanizar en un mundo cada vez más inhumano. Por ello, hace un llamado a la pasión, al entusiasmo creador, a asumir con verdadera alegría la vocación y la misión a la que hemos sido convocados. La paz y la alegría del Resucitado deben resplandecer en cada educador, pues es evidente que educadores aburridos, rutinarios, meros dadores de programas, no comunican vida ni promueven las ganas de vivir intensamente.  Sólo si asumimos apasionadamente nuestra vocación y rechazamos la pereza, el desánimo, la apatía, convenceremos a los jóvenes y serán capaces de ver en nosotros  una invitación a vivir plenamente, a  hacer de su vida una semilla de vida, a gastar su vida en el servicio de los demás.

En muchas de sus ideas encontramos destellos de la pedagogía de don Bosco, lo que nos recuerda que Moisés fue cultivando su vocación de genuino educador en la Escuela Técnica Madre Mazzarello de Coro. Había nacido en Curimagua, donde José Leonardo Chirino estremeció la sierra falconiana con su grito de libertad. Allí cursó sus estudios de primaria, y la familia emigró a Coro para proporcionarles a los hijos mejores oportunidades de estudio. Tras trabajar varios años en el Instituto Nacional del Menor (INAM) empezó su labor  en la Escuela Técnica Madre Mazarello, dirigida por las hermanas salesianas, donde por veinte años, fue alimentando su vocación y  fraguando su profunda espiritualidad como profesor católico, como catequista, como formador de catequistas y como formador de  familias.   Por ello, insiste en la pedagogía de la presencia cercana, oportuna, creadora;  pedagogía, en definitiva del amor, pues la educación es cosa del corazón. Se trata nada más y nada menos de ver a cada alumno como un don, como un regalo, como una oportunidad de servir. Verlo con los ojos de Dios, juzgarlo con el corazón de Dios, y actuar con él con la bondad de Dios.

Moisés nos recuerda también que somos siempre proyectos inacabados, que mientras vivimos tenemos la posibilidad de irnos haciendo cada vez mejores personas y mejores educadores, de moldear nuestras vidas al estilo de Jesús.  Por ello, nos invita también a vivir en formación, a reinventar la vocación cada día, en cada clase.

El libro se lee muy a gusto y toca las fibras más sensibles del corazón. Está escrito con un estilo cercano, alejado de las meras pretensiones academicistas que buscan deslumbrar, más que alumbrar. Es, sin embargo, un libro bien documentado y profundo, con esa profundidad de los que más que ideas, están expresando convicciones, están transmitiendo vida.

 

 

3 comentarios el “VOCACIÓN DOCENTE: UNA PERSPECTIVA CRISTIANA

  1. Mary Claret
    21 de abril de 2013

    DONDE SE PUEDE COMPRAR EL LIBRO?

  2. antonioperezesclarin
    29 de abril de 2013

    Saludos Mary Claret, puedes comprarlo en las Librerías San Pablo.

  3. Orlando Abreu.
    20 de mayo de 2013

    Profesor Antonio, mis saludos, soy fiel seguidor de sus artículos periodísticos, le felicito, son de gran ayuda para mis trabajos de investigación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 9 de abril de 2013 por en Artículos de Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: