Antonio Pérez Esclarín

APRENDER A BENDECIR Y AGRADECER

palabraLa palabra bendecir viene del  latín,  bene-dicere,  que significa decir bien, hablar lo positivo, evitar toda palabra ofensiva, desestimulante, que hiere o humilla. Lamentablemente, en Venezuela, nos estamos acostumbrando a la violencia verbal.  El hablar cotidiano y el hablar político reflejan con demasiada frecuencia la agresividad que habita en el corazón de las personas. De las bocas brota con fluidez un lenguaje duro, implacable y procaz, que ofende, humilla y divide.

Necesitamos, en consecuencia,  recuperar una palabra cercana, cariñosa  y sincera que posibilite y favorezca la genuina comunicación. Comunicarse es abrir el alma. Con frecuencia, hablamos y hablamos, pero no nos comunicamos. Hablamos y las palabras son trampas con las que nos ocultamos. Palabras devaluadas, como moneda gastada, sin alma, sin valor. Dichas sin el menor respeto a uno mismo y al otro, para atrapar, para herir, para seducir, para engañar, para dominar. Por eso, palabras tan graves y serias  como “lo juro”, “lo prometo”, “te amo”,  “cuenta conmigo”…, encierran  con frecuencia la mentira, la traición, el abandono, la soledad.

La tecnología moderna ha hecho más importante el medio que el mensaje. Ni los celulares, ni los correos electrónicos, ni los blogs, ni las páginas web, ni los  twitters nos están ayudando a comunicarnos mejor. Nos la pasamos enviando mensajes a los  que están lejos, pero somos incapaces de comunicarnos con los que tenemos cerca. Se han puesto de moda las redes por internet, pero raramente nos comunicamos en serio con los compañeros de trabajo  que tenemos al  lado. En consecuencia, a pesar de tener los  más sofisticados aparatos de comunicación, las personas viven cada vez más solas, sin nadie a quien  comunicar  sus miedos, angustias, alegrías, dudas o problemas. Vivimos extraños en la misma casa, en la misma cama, repitiendo rituales vacíos, chateando tal vez con personajes lejanos e incluso desconocidos,  sin comunicarnos con los miembros de nuestra familia que tenemos al lado,  escuchando en silencio al televisor que es el único personaje de la casa al que se le presta verdadera  atención.

De ahí la importancia de  aprender a decir palabras positivas y verdaderas, palabras encarnadas  en la conducta y en la vida. Palabras amables y bellas, maduradas en el silencio del corazón.  Desde el silencio, a la palabra y el encuentro.  Palabras sinceras, corroboradas por la conducta y la vida. No olvidemos nunca que, como le gustaba repetir al maestro cubano José Martí, “El mejor modo de decir es hacer”, o como dice el viejo refrán castellano “Obras son amores y no buenas razones”.

Para ello,  necesitamos con urgencia una educación  que nos enseñe  a dominar nuestra agresividad y  pronunciar palabras positivas, que animen, que entusiasmen, evitando toda palabra ofensiva, humillante  o chismosa. Como decía Diderot, “El que te habla de los defectos de los demás, con los demás hablará de los tuyos”. Yo sueño con que, algún  día, frente a todos los centros educativos del país, pudiéramos poner una gran valla que dijera: “Aquí  está prohibido  hablar mal de nadie”.

Necesitamos también aprender a decir gracias, a agradecer lo mucho que hemos recibido y que estamos recibiendo en cada momento. Todo lo que somos y tenemos es regalo.  Agradecer une, genera alegría, construye puentes. Agradecer es incrementar la intensidad de la vida.  Muchos piensan que dar las gracias expresa debilidad, cuando es todo lo contrario pues demuestra autonomía, fortaleza y una gran sensibilidad.  La expresión “gracias” no es una mera fórmula de cortesía o buena educación.  Es, sobre todo lo demás, una palabra mágica, que  acerca y une  a las personas, que facilita el encuentro y  el perdón. La gratitud es el arte de saborear la vida con agrado.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 30 de marzo de 2013 por en Artículos de Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: