Antonio Pérez Esclarín

Educar: Compromiso de Fe y Alegría

fe_y_alegriaLo ha sido desde que  nació hace ya  58 años en un rancho de Catia, Caracas, regalado por Abrahán Reyes, un obrero,  con cien niños sentados  sobre el cemento crudo del piso, pues no tenían ni pupitres, ni  sillas, ni pizarrones, ni libros o cuadernos. Sólo tenían los deseos de aprender para irse haciendo  mejores personas y mejores ciudadanos.  Ellos fueron los primeros alumnos de  Fe y Alegría, producto de exportación genuinamente   venezolano que ha llevado sus banderas de servicio y amor a 17 países latinoamericanos y al Chad, el país más pobre de África, donde casi la totalidad de los alumnos son musulmanes. Desde los inicios, los  fundadores de Fe y alegría  optaron por la educación por considerarla el medio más idóneo para combatir la miseria y hacer de las personas sujetos dignos, productivos, solidarios. Pero tenía que ser una educación de calidad, lo que suponía practicar la discriminación positiva, es decir, privilegiar y atender con especial cariño y atención a los alumnos más carentes y necesitados.  Si una sociedad no educa bien a las nuevas generaciones no conseguirá ser más humana por grandes que sean sus avances tecnológicos o su potencial económico. Para el crecimiento humano, los educadores, no los meros profesores, son más importantes y decisivos que los políticos, los técnicos o los economistas.

Educar no es instruir, adoctrinar,  imponer o manipular. Educar es acercarse al alumno con respeto y con amor, para que se despliegue en él una vida verdaderamente humana. El educador es el partero del alma, el que ayuda a cada alumno a conocerse y quererse, el que confiere la energía y confianza para que cada persona desarrolle la semilla de sí mismo y pueda alcanzar su plenitud. Ser maestro, educador, es algo más complejo, sublime e importante que enseñar matemáticas, biología, lectoescritura, computación o inglés. Educar es alumbrar personas autónomas, libres y solidarias, dar la mano, ofrecer los  ojos para que los alumnos puedan mirarse en ellos y verse importantes  y queridos, y así puedan mirar a los demás sin odio y a la realidad sin miedo. El quehacer del educador es misión y no simplemente profesión. Implica no sólo dedicar horas, sino dedicar alma. Exige no sólo ocupación, sino vocación. Es educador quien  no sólo está dispuesto a dar su tiempo, dar clases, sino que  está dispuesto  a darse, a gastarse en el servicio a los alumnos.  El genuino educador se esfuerza  por ser cada día un mejor  regalo para sus alumnos.  Una palabra cariñosa, una sonrisa, una escucha oportuna pueden ser la diferencia entre un pupitre vacío o un pupitre ocupado.

En Fe y Alegría entendemos y asumimos que nuestro compromiso de educar implica una tarea permanente de liberación: liberar de las cadenas de la ignorancia, la miseria, el egoísmo, la irresponsabilidad, la violencia. El educador es una persona que entiende y asume la transcendencia de su misión, consciente de que no se agota con impartir conocimientos o propiciar el desarrollo de habilidades y destrezas, sino que se dirige a formar personas, a vivir con autenticidad, a convivir con el otro, a defender la vida siempre que esté amenazada, a vivir para el otro, a dar vida.  

La vocación docente reclama, por consiguiente, algo más importante que títulos, diplomas, conocimientos y técnicas. Formar personas sólo es posible desde la libertad ofrendada y desde el amor que crea seguridad y abre al futuro. Cuando un educador vive su diaria tarea no como un saber, que le crea un poder, o como una función que tiene que cumplir, sino como una capacidad que le obliga a un servicio, está no sólo ayudando a adquirir determinados conocimientos y destrezas, sino que está dando sentido a su misión,  está ayudando a ser.

Por ello, en Fe y Alegría, para poder responder bien a nuestro compromiso de educar,  privilegiamos  en todos nuestros programas la formación permanente de   todos nuestros educadores para que vayan construyéndose a sí mismos como  mejores personas, mejores ciudadanos, mejores  profesionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 10 de marzo de 2013 por en Varios.
A %d blogueros les gusta esto: