Antonio Pérez Esclarín

Las nuevas adicciones

adiccionEl hombre contemporáneo vive fascinado por lo nuevo. Lo conocido le aburre. Necesita la emoción pasajera y epidérmica de la novedad, la excitación de lo diferente, lo que cambia: Nuevo aparato, nueva pareja, nuevo look, vacaciones a un lugar desconocido. Todo envejece enseguida y hay que desecharlo para adquirir lo nuevo. Elegir  lo nuevo antes que los demás da sensación de libertad, de importancia, de distinción. Muchedumbres pernoctan ante los centros comerciales para adquirir el último objeto publicitado.

La sociedad del consumo excita sin tregua el deseo y el tener aplasta al ser. La vida se va hundiendo en una superficialidad cada vez más frívola. Para numerosas  personas, la máxima felicidad consiste en salir de compras y en exhibir los últimos objetos propuestos por la  publicidad y las modas.  Los megacentros comerciales son los nuevos santuarios de la humanidad,  a donde peregrinan hoy las multitudes.  Unos pocos van a comprar, muchos otros a mirar y a ser vistos, porque sólo en los centros comerciales y en los estadios se siente el bullir de la existencia. Las vidas se sacrifican al dios del consumo y el espectáculo.  Las iglesias se vacían pero los estadios se llenan de personas y rugidos.  Las escaleras mecánicas van subiendo a las muchedumbres  a las posadas del nuevo cielo: un cielo monótono, superficial, banal, idéntico  en todas partes.

A las viejas adicciones del alcohol y las drogas, se añaden hoy las adicciones a las compras y a los nuevos aparatos tecnológicos. Toda adicción implica un vacío afectivo. El vacío, reconocido o no, se transforma en una boca voraz  e insaciable, que convierte  a las personas en devoradoras, que tratan en vano de llenar su vacío interior, y de ocultar bajo montones de cosas su inseguridad existencial. Por ello, cada día hay más personas hartas de cosas pero hambrientas de cariño. Tienen las neveras y los closets repletos, pero el corazón vacío. Cuanto más compran y consumen, más necesitan comprar y consumir, pues toda adicción exige dosis cada vez mayores. El placer de comprar es muy pasajero, en seguida se disipa, y  por ello hay que volver a comprar.  Es siempre la nueva compra la que nos hará felices. Por ello, nunca alcanza el dinero y siempre se necesita adquirir más y más  sin importar cómo. De este modo, uno termina cada vez más esclavo  de sus cosas.

Psicólogos y psiquiatras nos vienen advirtiendo con preocupación que un creciente porcentaje de personas sienten angustia si no tienen a mano el  celular, y cada vez más personas se están volviendo esclavos del internet, el chateo, el Facebook y el Twitter. Pero  nunca habíamos vivido tan incomunicados como en estos tiempos de explosión de las nuevas tecnologías de la comunicación. La revolución de las comunicaciones nos acerca lo lejano y nos está alejando de los cercanos. Vivimos superinformados pero somos cada vez más ignorantes. Chateamos con cualquier desconocido en el  otro extremo del planeta, pero nunca hablamos con nuestros vecinos y ni siquiera los conocemos. Se nos ha vuelto imprescindible el celular, pero  ya no tenemos tiempo para conversar en la familia, ni con los que tenemos al lado. Nos la pasamos enviando y recibiendo  mensajes de texto, pera ya casi no  conversamos, no tenemos tiempo para escuchar los problemas de las personas.  Se han puesto de moda las redes sociales, pero raramente nos comunicamos con el compañero de trabajo que tenemos al lado. Vivimos pendientes del nuevo aparato, siempre más potente y con más funciones que el anterior, pero cada vez nos resulta más asfixiante nuestra soledad e incomunicación.

Un comentario el “Las nuevas adicciones

  1. NOE ANTONIO VILLASMIL
    28 de febrero de 2013

    RECONOZCO LA IMPORTANCIA DE LAS NUEVAS TECNOLOGIAS, NOS AYUDAN Y NOS FACILITAN NUEVOS APRENDIZAJES Y FORMAS DE COMUNICACION. BIEN MANEJADAS Y USANDOLAS CON MODERACION. TODO ABUSO EXCESIVO PUEDE ORIGINAR ADICCION. CABIMAS-ZULIA: 28-2-2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 19 de febrero de 2013 por en Artículos de Prensa.
A %d blogueros les gusta esto: