Antonio Pérez Esclarín

Aprender a perdonar

En los conflictos graves y en los contextos de violencia, una de las tareas más importantes de un educador es enseñar a perdonar.  El perdón significa que el que perdona ha superado su odio y su rencor. El corazón se distiende y se libera. El odio y el rencor provocan y justifican  la violencia y, a su vez,  la violencia engendra más violencia. Es un círculo vicioso que sólo lo rompe el perdón. Por ello, es tan necesario que todos aprendamos  a perdonar.

Perdonar no es olvidar ni borrar. Perdonar significa deshacerse de esa rabia y ese rencor a los que uno tiene derecho. Ofrezco a Dios mi rencor. Eso es perdón. En el perdón soy capaz de dar al otro más amor del que merece. Si alimento el rencor, arruino mi vida y destruyo mi felicidad.  Perdonar es recuperar la libertad pues el perdón destruye las cadenas de la rabia, el enojo y el ansia de venganza que envilecen y consumen. Perdonar es sanar la herida y recuperar la paz interior.

El perdón transforma el resentimiento en alegría, el odio en ternura. Si no perdonamos, seguimos encadenados al odio, al resentimiento, a la tristeza,  No somos, en consecuencia, ni libres ni sanos. Mientras no perdones, tendrás atormentado el corazón con un dolor o un rencor que te seguirá devorando  las entrañas del alma y no te permitirá encontrar la paz ni la felicidad. Guardar rencor es como si uno tomara veneno y esperara que otro se muriera. Mientras no perdones, seguirás viendo a las personas  y a la vida desde tus heridas. Al perdonar, en cierto modo, dejas de sufrir. Te libras del dolor y libras al otro de la culpa y de la capacidad de seguirte haciendo daño.

Perdonar significa optar por la vida, y no perdonar significa optar por la muerte, por pequeñas muertes sin felicidad ni bendición. Perdonar puede significar la renovación para un ser humano, para una comunidad  e incluso  para un país. Perdonar es un acto de valentía de la persona consciente que quiere deshacer la fascinación del mal e incluso liberar al enemigo o al que ofendió de la esterilidad y el aislamiento. Así el perdón abre las puertas de un nuevo futuro para mí y para el otro. No perdonar conduce a la incomunicación, la ausencia de relaciones, la rivalidad y el enfrentamiento permanente.

Perdonar es un acto de libertad que no hace suya la lógica de la rivalidad. Puede ser duro; pero no perdonar es igualmente duro, tal vez más aún. Un refrán chino dice: “El que busca venganza debe cavar dos fosas”. Perdonar no es olvidar y abandonar todo interés por las ofensas e incluso crímenes del enemigo, sino todo lo contrario: es recordar de una manera nueva. Perdonar no es sencillamente disculpar pues el perdón implica un juicio moral sobre lo hecho mal, sobre lo injusto, sobre lo doloroso. Por el mismo motivo, perdonar no es minimizar los hechos diciendo que no importan. Perdonar no es tampoco  renunciar a que se haga justicia.

El perdón y la justicia pueden y deben andar juntos. Si los ladrones son perdonados sin más, si los corruptos son perdonados sin más, si los que abusan y ofenden son perdonados sin más…, la sociedad canoniza a sus mismos destructores, deja inermes a las personas y se destruye a sí misma. El perdón no es un salvoconducto para obrar mal, ni significa que lo mal hecho no tenga importancia.  Perdonar es inventarse una nueva relación con las personas que han causado daño,  es salir de la cadena de la violencia. Sólo el perdón puede abrir un futuro auténtico  y generar nuevas relaciones. Ni la venganza ni la violencia pueden hacerlo. No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón, decía  Juan Pablo II. La venganza es el final catastrófico de la política, así como la justicia encuadrada en el perdón es su comienzo fructífero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 de octubre de 2012 por en Artículos de Prensa y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: