Antonio Pérez Esclarín

Educar es enseñar a amar

Parábolas

En 1998, publiqué el libro “Educar valores y el valor de educar: Parábolas”.

En él recogí 51 relatos breves, espigados de múltiples lecturas que, por haberlos trabajado en numerosos talleres, cursos y conferencias, sabía que eran una maravillosa estrategia para dejarse atrapar por su magia y llegar rápido al corazón.

El libro  ha sido reimpreso ha sido reimpreso 11 veces en Venezuela y editado en otros países como Colombia, México y Brasil. Numerosos maestros han incorporado las parábolas a su reflexión y su trabajo, algunos padres las han leído y comentado con sus hijos y son muchos los lectores que se han deleitado con ellas y han saboreado sus enseñanzas.

En “Nuevas Parábolas para Educar en Valores”  vuelvo a ofrecerles otro hermoso racimo de 51 nuevos relatos, cuentos, parábolas, con la misma intención de que ayuden a los lectores a plantearse en serio una vida en plenitud. Este libro ha sido reimpreso  7 veces.

Con estos relatos , que guardan en su corazón sencillo auténticas semillas de sabiduría, espero ayudar a los lectores a vivir de un modo más consciente y responsable, es decir, más pleno y más feliz. Un tercer libro, “Parábolas para vivir en plenitud”, que va por su cuarta edición, viene a reafirmar el valor de la parábola para comunicar un mensaje, para suscitar la reflexión y para llegar rápido y directo al corazón de cada lector.

Hace muchísimos años, cuando todas las cosas tenían vida e incluso hablaban, el sol y el viento se pusieron a discutir sobre cuál de los dos era más fuerte. La discusión fue subiendo de tono, pues cada uno de ellos estaba súper convencido de su superior fortaleza. Estando en plena pelea, vieron que, debajo de ellos, caminaba plácidamente un hombre y decidieron probar con él sus fuerzas.

-Vas a ver cómo me lanzo contra él –dijo el viento-, y le quito el abrigo.

Dicho esto, el viento comenzó a soplar con todas sus fuerzas. El hombre, al sentir contra su cuerpo los manotazos del viento, dobló los brazos sobre el abrigo para protegerse mejor y se alejó apresuradamente maldiciendo.

El viento se encolerizó más todavía y trajo una fuerte lluvia contra el hombre que, en vez de soltar el abrigo, trataba de cubrirse con él lo mejor que podía.

Después, el viento descargó contra él una inclemente nevada y lo único que logró fue que el hombre se acurrucara más y más debajo de su abrigo.

-Nadie le puede quitar el abrigo –dijo el viento con despecho.

-Eso lo veremos ahora –dijo el sol calmadamente, y sacando su mejor sonrisa entre dos nubes doradas, comenzó a brillar cada vez más y a lanzar mansamente a la tierra su aliento. El hombre comenzó a sentir calor y a sudar, se desabrochó el abrigo y, al rato, se lo quitó.

-Acabas de ver cómo te he vencido –le dijo el sol al viento-. Yo he logrado con suavidad lo que tú no pudiste con toda tu violencia.

* * *

Un hombre vio que una mariposa luchaba por salir de su capullo. Para su gusto, lo hacía con demasiada lentitud y, queriendo ayudarla, comenzó a soplarle suavemente. El calor de su aliento aceleró ciertamente el proceso. Pero lo que salió de allí no fue la espléndida mariposa que esperaba, sino una pobre criatura con las alas destrozadas.

(Scott Reeves).

Más puede una caricia que un grito, una ofensa, una bofetada. El amor es mucho más fuerte que la violencia y que los golpes. Ni con amenazas ni castigos lograrás entusiasmar a los alumnos, o lograrás que te quieran. Si te quieren, harán ilusionados lo que les propongas. Si te temen, difícilmente lograrás entusiasmarlos o influirás positivamente en su conducta o en sus vidas. Ponte junto al alumno con bondad, con sencillez y con alegría, respeta su ritmo de aprender, su modo de ser. Trata de ser su amigo, y no olvides que “un amigo es alguien que sabe quién eres, que sabe por dónde has andado, que sabe todo lo que has hecho y, a pesar de todo, te invita y te ayuda a ser mejor”.

Cada alumno es distinto e irrepetible, es “modelo único”, que tiene una misión en la vida y que cuenta contigo para conocerla y realizarla. Trata de esforzarte por llegar a ser tú mismo y, de este modo, estarás enseñando, sin necesidad de palabras, a tus alumnos a serlo. Sé siempre verdadero, coherente. Si Jesús nos dijo que la verdad nos haría libres, es también cierto que sólo los libres pueden ser verdaderos.

Dios nos creó a todos creadores. Creadores del mundo y creadores de nosotros mismos. Lo que nos distingue de los animales es la capacidad de construirnos, de autocrearnos, de ser alfareros de nosotros mismos transformando el barro de nuestros talentos y posibilidades en vida y en felicidad. El arte de la vida consiste en hacer de la vida una obra de arte.

Un cargador de agua en la India tenía dos grandes vasijas que llevaba encima de sus hombros colgadas a los extremos de un palo. Una de las vasijas era perfecta y entregaba el agua completa al final del largo camino desde el arroyo hasta la casa del patrón.

La otra vasija tenía una grieta por donde se iba derramando el agua a lo largo del camino. Cuando llegaban, sólo podía entregar la mitad de su caudal. Durante dos años se repitió día a día esta situación. La vasija perfecta se sentía orgullosa de sí misma, mientras que la vasija agrietada vivía avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable por no poder cumplir a cabalidad la misión para la que había sido creada.

Un día, decidió exponerle su dolor y su vergüenza al aguador y le dijo:

-Estoy muy avergonzada de mí misma y quiero pedirte disculpas.

-¿Por qué? –le preguntó el aguador.

-Tú sabes bien por qué. Debido a mis grietas, sólo puedes entregar la mitad del agua y por ello sólo recibes la mitad del dinero que deberías recibir.

El aguador sonrió mansamente y le dijo a la vasija agrietada:

-Cuando mañana vayamos una vez más a la casa del patrón, quiero que observes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.

Así lo hizo y, en efecto, vio que las orillas del camino estaban adornadas de bellísimas flores. Esta visión, sin embargo, no le borró la congoja que le crecía en su alma de vasija por no poder realizar su misión a plenitud. Al volver a la casa, le dijo el aguador:

-¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?

Siempre supe de tus grietas y quise aprovecharlas. Sembré flores por donde tú ibas a pasar y todos los días, sin tener que esforzarme para ello, tú las has ido regando. Durante estos dos años, yo he podido recoger esas flores para adornar el altar de mi maestro. Si tú no fueras como eres, él no habría podido disfrutar de su belleza.

Todos tenemos grietas y limitaciones, y aun así, todos valemos. Con frecuencia, nuestras debilidades son nuestras fortalezas. El ser conscientes de ellas nos vuelve humildes, comprensivos. No hay nada más insoportable que una persona que se siente perfecta o santa. Los santos verdaderos se reconocen pecadores y los auténticos sabios son los que más vocean su ignorancia.

Necesitamos una educación que no castigue el error, sino que lo convierta en una maravillosa oportunidad de aprendizaje. Una educación que transforme las limitaciones en retos y propuestas de superación, que convierta los peligros en oportunidades. Acuérdate de aquellas ranas que vivían en el fondo de un pozo.

A pesar de tus grietas y debilidades, eres una persona muy valiosa. No todos valemos para lo mismo, pero todos valemos. El reto consiste en descubrir nuestros talentos para potenciarlos y bien afincados sobre ellos, realizarnos en la vida plenamente.  No te consideres nunca superior a otros ni los desprecies porque piensas que son peores o menos inteligentes que tú. Ponte siempre del lado del más débil.

En cierta ocasión, un hombre se acercó a Sócrates y le dijo:

-Tengo que contarte algo muy serio de un amigo tuyo.

Sócrates le miró profundamente con sus ojos de sabio y le preguntó:

-¿Ya pasaste lo que me quieres contar por la prueba de los tres coladores?

-¿Qué prueba es esa? -le dijo desconcertado el hombre.

-Si no lo sabes, escúchame bien. El primero de los tres es el colador de la

verdad. ¿Estás completamente seguro de que es cierto lo que me quieres contar?

-En realidad, seguro, seguro, no. Creo que es cierto porque lo escuché de un hombre muy serio, que no acostumbra decir mentiras.

-Si eso es así, con toda seguridad que no lo pasaste por el segundo colador. Se trata del colador de la bondad.

El hombre se sonrojó y respondió con timidez:

-Ciertamente que no.

Sócrates lo miró compasivamente y siguió diciéndole:

-Aunque hubieras pasado lo que quieres decirme por estos dos primeros coladores, todavía te faltaría el tercero, el de la utilidad. ¿Estás seguro que me va a ser realmente útil lo que quieres contarme?

-¿Util? En verdad, no.

-¿Ves? –le dijo el sabio-, si lo que me quieres contar no sabes si es verdadero, y ciertamente no es ni bueno ni provechoso, prefiero que no me lo

digas y lo guardes sólo para ti.

Habla sólo lo positivo de los demás para que se sientan aceptados, valorados, respetados. Palabras que animan, que siembran confianza, que tumban prejuicios y barreras, que calientan corazones. La palabra puede herir o animar, desanimar o entusiasmar, ser látigo o caricia. Combate las ideas preconcebidas, borra los prejuicios, limpia las mentes. No juzgues a los demás si no quieres ser juzgado.

Urge una educación que recupere la palabra como comunicación del respeto, la amistad, la verdad. Hoy se miente mucho y sin el menor pudor. La publicidad y la retórica de los politiqueros han hecho de la mentira la clave de su éxito. Vivimos en un mundo de charlatanes, atrapados en el sonido de sus palabras huecas. Por ello, es urgente devolverle a la palabra su valor. Educar para que la palabra sea expresión de vida, compromiso.

Un destartalado autobús rodaba penosamente por una carretera rural. En uno de los asientos, un anciano sostenía un hermoso ramo de flores recién cortadas, que iban perfumando el aire enrarecido. Dos asientos más allá, viajaba una linda joven que no podía dejar de mirar el ramo con ojos asombrados. Llegó el momento en que el anciano tenía que bajarse. De pronto y, ante la sorpresa de todos los pasajeros, le regaló el ramo de flores a la muchacha que tanto las había admirado.

-Creo que a mi esposa le gustaría que las tuviera usted – le dijo entre sonrisas-. Le voy a decir que se las di.

Arrancó el autobús y la muchacha que aceptó desconcertada y agradecida las flores, pudo ver a través de la ventanilla que el anciano estaba abriendo el portón de un pequeño cementerio.

Mucha gente le lleva flores a los muertos en la tumba y durante toda su vida nunca tuvo un detalle con ellos. Sé amable, regala la flor de tu sonrisa, mientras puedas, a las personas que viven a tu lado. Como dice el viejo proverbio: “Más vale regalarle una flor a un vivo que llorar torrentes sobre su tumba”. Resalta lo positivo, sé un regalo para los demás, que tu vida estimule a vivir.

¿Dónde han ido a parar las flores?

¡Dime! ¿dónde han ido a parar las flores?

¿Las flores de la alegría de vivir, las flores de las cosas bellas, buenas y justas?

¿Dónde están?

¿En el noticiero, en los reportajes, en las conversaciones de cada día?

Están muertas y ahogadas bajo una avalancha de noticias de odio, de violencia, de asesinatos, de alcohol, de sexo, de consumo, de escándalo de grandes y pequeños.

Nadie ve las flores.

Nadie oye hablar de ellas.

Han muerto marchitas

en la cartera de los vendedores de sensacionalismo y en los labios de los profetas del desastre.

¡Dime! ¿dónde han ido a parar las flores?

Las flores de las pequeñas ayudas recíprocas, las flores de nuestros problemas compartidos, de nuestro tiempo dado a los necesitados, de nuestras preocupaciones por los solos y los torpes.

Tú tienes un corazón y una cabeza… y hay alguien que necesita de tí

¡Prepara flores!

Para muchos la vida es como un desierto porque no conocen la amistad, porque nadie les quiere, porque nadie les tiende una mano.

Por más que la busquen, no existe para ellos una señal de simpatía, de afecto.

¡Para ellos nunca florece una flor!

Regala la flor de un beso, de una sonrisa. Una sonrisa dura un instante, pero puede ser eterna en el recuerdo. Nadie es tan rico que no la necesite, nadie es tan pobre que no pueda darla. Una sonrisa puede tumbar distancias y barreras, acercar los corazones.

borde

un errorEn el salón de clase había dos alumnos que tenían el mismo apellido: Urdaneta. Uno de los Urdaneta, el más pequeño, era un verdadero dolor de cabeza para la maestra: indisciplinado, poco aplicado en sus estudios, buscador de pleitos. El otro Urdaneta, en cambio, era un alumno ejemplar.

Tras la reunión de representantes, una señora de modales muy finos se presentó a la maestra como la mamá de Urdaneta. Creyendo que se trataba de la mamá del alumno aplicado, la maestra se deshizo en alabanzas y felicitaciones y repitió varias veces que era un verdadero placer tener a su hijo como alumno.

A la mañana siguiente, el Urdaneta revoltoso llegó muy temprano al colegio y fue directo en busca de su maestra. Cuando la encontró, le dijo casi entre lágrimas: “Muchas gracias por haberle dicho a mi mamá que yo era uno de sus alumnos preferidos y que era un placer tenerme en su clase. ¡Con qué alegría me lo decía mamá! ¡Qué feliz estaba! Ya sé que hasta ahora no he sido bueno, pero desde ahora lo voy a ser”.

La maestra cayó en la cuenta de su error pero no dijo nada. Sólo sonrió y acarició levemente la cabeza de Urdaneta en un gesto de profundo cariño. El pequeño Urdaneta cambió totalmente desde entonces y fue, realmente, un placer tenerlo en clase.

Las expectativas que abrigamos hacia una persona se las comunicamos y es probable que se conviertan en realidad. Esto es lo que se conoce como Efecto Pigmalión. Según la mitología, Pigmalión, rey legendario de Chipre, esculpió en marfil una estatua de mujer tan hermosa que se enamoró perdidamente de ella. Invocó a la diosa Venus, quien atendió las súplicas del rey enamorado, y convirtió la estatua en una bellísima mujer de carne y hueso. Pigmalión la llamó Galatea, se casaron y fueron muy felices.

El mito de Pigmalión viene a significar que las expectativas, positivas o negativas, influyen mucho en las personas con las que nos relacionamos. De ahí la importancia de tener expectativas positivas de nuestros alumnos. La capacidad de aceptar a los otros como son, y no como quisiéramos que fueran, y de comunicarles dicha aceptación mediante palabras o gestos, es tal vez la principal herramienta para producir cambios positivos en el crecimiento y desarrollo de la persona.

Diferentes tests e investigaciones de Rosenthal han demostrado que las expectativas de los maestros constituyen uno de los factores más poderosos en el rendimiento escolar de los alumnos. Si el maestro tiene expectativas positivas respecto a sus alumnos, se las comunica y logra que estos avancen. Lo mismo si son negativas. Si el maestro está convencido de que sus alumnos -o alguno de ellos- son incapaces, los vuelve incapaces. Como dice Fernando Savater:

“Si piensas que tu alumno es un idiota, si en realidad no lo es, pronto lo será”. Si, por lo contrario, el maestro está convencido de que tiene en su salón un grupo de triunfadores, los vuelve triunfadores. Si el maestro tiene una autoestima positiva, valora su trabajo y se encuentra a gusto consigo mismo, la comunica a sus alumnos. Por el contrario, el maestro amargado, sin entusiasmo ni ilusión, cubre toda la acción educativa con un manto de pesimismo y frena el aprendizaje de sus alumnos.

Evita toda palabra, gesto u opinión ofensiva. (“Eres un inútil; no sabes nada; mal, como siempre…”) Subraya siempre lo positivo, y sobre todo, no dejes nunca de querer a tus alumnos. Querer a los alumnos no es alcahuetearlos ni abrumarlos con ilusorias expectativas que les lleven a imaginar que son el ombligo del mundo. Querer a los alumnos supone interesarse por ellos, por su crecimiento y su desarrollo integral, alegrarse de sus éxitos aunque sean pequeños y parciales y, sobre todo, nunca perder la fe ni la esperanza.

16 comentarios el “Parábolas

  1. audry ricardo
    30 de enero de 2013

    excelente me han servido de mucha ayuda para entender a quien me rodea, en esta nueva faceta de mi carrera docente “Sub. Director académico” mucho que aprender para brindar una educación de calidad para mi país

  2. MIGUEL SALCEDO
    7 de febrero de 2013

    gracias profesor por grandes aportes a nuestra educación nos vemos pronto en el I festival de Filosofía del Estado Táchira

  3. Gladys Coromoto vergel R
    3 de enero de 2014

    Profesor saludos desde Barquisimeto y le deseo un Feliz Año Nuevo 2014!!!.
    he leído dos de sus libros el de parábolas y el de Educación para el 3er Milenio me encantaron , pero siempre leo su columna que sale en el diario Panorama me encanto mucho la referida a la navidad, soy asidua lectora de su columna en ese diario.
    Muy motivadores sus escritos.
    atentamente,
    Ing. Gladys Vergel Rivera

  4. Luis Miguel Abad
    13 de enero de 2014

    Antonio, muy valiosas y útiles las parábolas. Te cuento que las estamos utilizando todos los viernes, dirigida a los trabajadores de una empresa privada, a través de nuestra Escuela de Padres.
    Luis Miguel Abad – Caracas

  5. Neyda Sulay Silva F.
    17 de enero de 2014

    Dios le bendiga por tener ese don de llegar a los docentes con su palabra.

  6. Santiago Doueihi (Sarkis)
    19 de enero de 2014

    Maestro, enhorabuena, le leo desde Santiago de Compostela, España, soy venezolano y llevo 22 años fuera, gracias por mantenerme ligado y “atado”, he solicitado libros suyos en la librería San Pablo reiteradas veces y siempre me dicen que es muy difícil conseguirlos, ¿Cómo podemos hacer?.
    Un abrazo rompe costillas…

    • antonioperezesclarin
      19 de enero de 2014

      Hola Santiago, Mi libro Educar para Humanizar está editado por Narcea y Aprender es Divertido por Mensajero. Pregunta en La Casa del Libro también. Estoy viendo la opción de convertir los libros a Ebooks. Un gran saludo.

  7. mggv20
    28 de enero de 2014

    Dios bendiga su trabajo y le de mucha fortaleza para continuar evangelizando

  8. edilia gordillo
    11 de marzo de 2014

    muy buenos sus libros sr. Antonio me han sido de gran ayuda en mi hogar

  9. jose renderos
    6 de junio de 2014

    ALABADO SEA EL SENOR POR SU LABOR EDUCATIVA…!!!
    EXCELENTES RECURSOS PARA EDUCAR CULTIVANDO VALORES EN LA JUVENTUD A QUIENES SI NO TIENEN BASES FIRMES LES COME EL CEREBRO EL MERCADO Y LA PUBLICIDAD DEL SISTEMA..
    SOY EDUCADOR SALVADORENO. ME GUSTARIA TENER UNA COMUNICACION DIRECTA CON UD.
    BENDICIONES!

  10. Maria Castillo Moran
    10 de junio de 2014

    Tengo esos libros, son excelentes, han sido luz en medio de oscuridad, gracias!

  11. Maria Garcia
    24 de junio de 2014

    Que misión tan hermosa coloco Dios en sus manos. Educar y transmitir profundos mensajes a través de Parábolas, tal como lo hacia Jesús con sus discípulos. Tengo dos de estos tres libros y son una herramienta de gran utilidad en mi labor educativa. Mi admiración y respeto. Excelentes todas, no me canso de difundirlas y reflexionarlas con mis estudiantes. ¡Bendiciones!

  12. rafael barroeta
    18 de julio de 2014

    Bueno despues de leer los agradecidos y valorados comentarios por todas esas. Que por lo general han leidos sue libros, se han dado un Gran gusto leyendo a una persona que tienen dominio de la palabra. Hasta el momentous he leido tres envios hechos port Word press.com, lost cuales me han agradado.

  13. Maribell De Freitas
    31 de julio de 2014

    Estoy ENAMORADA de cada una de sus conferencias, de la forma como aborda la educacion. De la Sinergia que transmite cada una de sus palabras. Leo y es como si usted estuviera dentro de mi cerebro. Lo Felicito y le pido a Dios que Bendiga cada palabra y cuide su caminar. Dios le Bendiga!

  14. Maribell De Freitas
    1 de agosto de 2014

    Buenos dias. Me encantas sus cuentos y agradezco infinitamente la enseñanza que encierra. Me gustaria mucho conocer su opinion acercar de la Tolerancia, ya que en estos dias he visto muchos articulos sobre la misma, pero yo tengo una opinion personal diferente, por eso, me gustarias saber su opinion a ver si me saca de mis dudas! Mil gracias y miles de Bendiciones

  15. MARTHA
    9 de octubre de 2014

    NO SOY DOCENTE, PERO LEI EL LIBRO PARABOLAS PARA VIVIR EN PLENITUD Y ME ENCANTO, ESTOY AQUI BUSCANDO MAS OBRAS SUYAS, GRACIAS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 135 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: