Antonio Pérez Esclarín

Educar es enseñar a amar

Cuento de Navidad 1

hallacaAmaneció el día 24 de Diciembre. La mujer se paró temprano para preparar la cena navideña cuando se le apareció un ángel que le dijo:

-Te traigo una muy  buena noticia: esta noche  Jesús vendrá a cenar a  tu casa.

La señora quedó entusiasmada. Se afanó  para preparar una suculenta cena: hallacas, pavo, pernil  horneado,  dulces deliciosos, vinos exquisitos y licores importados.

Cuando estaba muy  afanada en los preparativos de la cena, sonó el timbre. Era una mujer mal vestida, de manos y rostro ajados por el trabajo y el frío, con el vientre hinchado por un embarazo muy adelantado.

-Señora, ¿no podría ayudarme de alguna manera? No le pido limosna, sino trabajo, muy pronto  daré a luz y necesito con urgencia el trabajo.

-Estas no son horas para venir a molestar en busca de trabajo. Es Noche Buena, ¿no lo sabe?  Disculpe, estoy muy ocupada preparando la cena para un visitante muy ilustre.

Poco después, llamó a la puerta un hombre con sus ropas sucias de grasa.

-Disculpe, señora, mi camión se ha accidentado frente a su casa. ¿No tendría acaso unas herramientas que me preste?

La señora   se irritó muchísimo:

-¿Acaso piensa usted que mi casa es un taller? No, no tengo herramientas que prestarle. Y ponga cuidado  pues con esos pies tan sucios me está manchando el frente de la casa.

La señora siguió preparando la cena. Puso a enfriar la champaña, y alistó los más suculentos pasapalos. Sin duda no tardaría en llegar el buen Jesús. Por eso, cuando volvió a oír el timbre, su corazón saltó de emoción.

Pero no era Jesús. Era un niño de la calle pidiéndole  un plato de comida. La señora se disgustó muchísimo y lo botó de la casa.

Por fin, todo quedó listo. . Todos en la casa  esperaban nerviosos la llegada de Jesús.

Sin embargo, fueron pasando las horas y Jesús no aparecía. Cansados de esperar, decepcionados y pensando, pero sin atreverse a decirlo, que todo había sido una simple imaginación  de esa señora que había inventado visiones de ángeles y cosas absurdas,  descorcharon las botellas y devoraron los platos suculentos.

Pero ella estaba segura de haber visto al ángel y de haber escuchado sus palabras. Tras llorar un buen rato, la madrugada le trajo un sueño apacible y quedó dormida sobre el sofá de la sala.

Cuando despertó, vio al ángel junto a ella.

-¿Por qué me engañaste? –le gritó con dolor y con rabia-. Preparé todo con esmero, aguardé toda la noche, pero Jesús no apareció.

-No fui yo quien mintió –le dijo el ángel-. Fue usted la que no tuvo ojos para ver. Jesús vino tres veces: él era la mujer embarazada que le solicitó trabajo, el camionero sucio de grasa, el niño hambriento que le pidió comida. Pero usted no fue capaz de reconocerlo ni de recibirlo.

Un comentario el “Cuento de Navidad 1

  1. Noe Antonio Villasmil
    24 de diciembre de 2012

    HAY VECES EN LA VIDA QUE NO VEMOS LAS COSAS IMPORTANTES. BUSCAMOS LO HERMOSO, LO GRANDIOSO, Y LO MEJOR. OLVIDANTO QUE EN LAS PEQUEÑAS COSAS TORCAS, HUMILDES Y SIMPLES. NOS ENSEÑAN Y NOS MARCAN PARA SIEMPRE. VIVAMOS EN AMOR, EN PAZ, Y BUSCANDO SABIDURIA. ENTONCES JESUS Y DIOS ESTARAN SIEMPRE A NUESTRO LADO. CABIMAS-ZULIA-VZLA, LUNES 24/12/2012.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 de diciembre de 2012 por en Artículos de Prensa y etiquetada con .
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 143 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: